Liam Hendriks, cerrador de los Medias Blancas / Foto @whitesox

Miguel Cairo y sus Medias Blancas siguen ganando juegos. Y a pesar del remate de los inspirados Guardianes, tienen en sus propias manos la posibilidad de hacer arder esta semana la carrera por los playoffs en la MLB.

Chicago volvió a vencer este domingo, para llevarse dos de tres encuentros en su visita a Detroit. Tiene marca de 13-6 desde que el manager Tony La Russa se hizo a un lado por motivos de salud (y 13-5 desde que Cairo fue designado oficialmente como piloto interino).

Y aunque hace un mes este parecía un equipo a la deriva, su chance de ir a la postemporada es el más claro entre todos los contendores del joven circuito que ahora mismo no ocupan la vanguardia de las tres divisiones o las posiciones del wildcard.

Los patiblancos van «un juego a la vez», como sugiere aquel viejo lugar común beisbolero. Conviene no preocuparse por el mañana cuando es urgente ganar el combate de hoy. La distancia respecto a Cleveland es de tres juegos y medio. Y la semana que comienza les dará una oportunidad invaluable para hacer crecer su opción.

Ese chance, ahora mismo, es de solo 15 por ciento. Puede verse en las posiciones que a diario publica ESPN.com. Significa que apenas 1,5 veces por cada 10 ocasiones en la historia de las Grandes Ligas una escuadra con foja de 76-71 ha terminado superando a otra que tenía 79-67 cuando apenas restaban 15-16 compromisos por disputar.

Imposible no es. Pero el milagro estará al alcance de Cairo y sus peloteros, si logran barrer entre martes y jueves en el US Cellular Field.

¿TODO O NADA?

Así está esta partida de ajedrez: los Guardianes son claros favoritos por el buen momento que viven en las últimas dos semanas. Han ganado 11 de 14 duelos a partir del 5 de sepriembre. Y gracias a eso han soportado el embate de su principal adversario.

Pero los Medias Blancas, aunque todavía dependen de terceros, pueden convertirse en los dueños de su destino final si cuentan con un pequeño giro de la fortuna: que Minnesota repita este lunes su victoria contra Cleveland.

Si eso sucede, la diferencia se reducirá a tres juegos entre los dos aspirantes. Y el jueves, con una hipotética barrida en la Ciudad de los Vientos, ambas novenas empatarían el primer lugar.

En caso de que eso suceda, la opción de Cairo y su tropa subirá de 15 a 50 por ciento en apenas cuatro días. Nada mal para una escuadra que tenía récord negativo y era pasto de las críticas antes de la asunción del venezolano.

“Esta gira en carretera ha ido en la dirección correcta”, celebró Vince Velásquez, el abridor dominical, citado por la agencia The Associated Press. “Hicimos lo correcto para estar en capacidad de hacer algo de daño contra Cleveland en nuestra casa”.

Los patiblancos ganaron seis de sus últimos ocho topes en plan de visitante. Pero están obligados ahora a mantener ese ritmo en su hogar, donde tienen una marca lamentable de 35-37. Ese registro es de 5-3 a las órdenes de Cairo, comparado con aquel horrendo 30-34 al mando de La Russa.

“Es septiembre: todos estamos cansados, a todos nos duelen las piernas, nos duelen los cuerpos”, confesó Andrew Vaughn, héroe del domingo con un Grand Slam. “Pero tenemos que darlo todo, todos los días, sin importar lo que a cada uno le quede ya”.

La serie contra los Guardianes obliga a los Cairo Boys. Una barrida les pondrá en la situación ideal. Dividir les dejará más o menos donde están ahora, que es lo mismo que decir: en manos de sus adversarios. Y ser barridos literalmente les sacará de la carrera.

Es, casi, casi, una situación de todo o nada, aunque resten luego casi dos semanas de acción.

“No puedes estar pensando en salir y barrer”, advirtió Cairo en MLB.com. “Debes concentrarte en el martes, jugar realmente duro, persiguir esa meta, esforzarte. Vas a ganar o vas a perder. Ojalá que la victoria esté de nuestro lado”.

Una parte de la prensa vaticina que el venezolano será el manager de los Medias Blancas en 2023 si logra la hazaña de clasificarlos a los playoffs. Pero eso es pensar todavía más allá de lo que conviene.

Por ahora, lo que conviene salir a ganar el martes, es verdad. Este es un combate contra las cuerdas, día a día, pero donde los actuales campeones del Centro todavía tienen buen chance de ganar.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.