Fernando Tatis / Foto captura de MLB Network

El largo camino y difícil de regreso hacia el estrellato del dominicano Fernando Tatis Jr. finalmente ha comenzado.

Tatis fue sometido este martes, en Los Ángeles, a una cirugía en el hombro. Se trató de una operación tan delicada como importante. Y si el jonronero dominicano no vuelve a desencaminarse, puede que esto termine algún día con su vuelta en grande al lineup de los Padres de San Diego.

Falta mucho para eso, todavía.

El reputado traumatólogo Neal ElAttrache reparó un desgarre parcial del manguito rotador en el hombro izquierdo del campocorto y jardinero, reportó ESPN.com. Le tomará alrededor de seis meses para estar en capacidad de volver a jugar.

Tatis, por supuesto, no podrá jugar en marzo ni en abril. Sus malas decisiones le llevaron a perder todo 2021 y la primera parte de 2022.

El slugger cumple actualmente la suspensión por dopaje que le aplicó la MLB en agosto. No puede acompañar al equipo, pero su imagen sigue presente en la batalla cuesta arriba de los Padres… y en las burlas de fanáticos rivales.

Es posible que Tatis Jr. no hubiera pasado por este túnel oscuro si hubiera hecho lo que la gerencia le pidió desde un principio.

Los religiosos le solicitaron al quisqueyano que aprovechara la pasada pausa entre campeonatos para intervenirse quirúrgicamente. Recurrentes episodios ponían en riesgo su cotinuidad y su aporte ofensivo, debido a su tendencia a sufrir dislocaciones del hombro. Era una lesión crónica, dijeron los médicos. Había que atacarla de inmediato.

Pero Tatis no quiso entrar al quirófano. Y allí empezó esta cadena de infortunios.

Si se hubiera operado, no habría sufrido un accidente al conducir una motocicleta, porque habría estado cumpliendo con su reposo y rehablitación. En teoría, no se habría dañado la muñeca y habría estado activo a comienzos de 2022. Tampoco habría violado la política antidopaje, porque eso sucedió precisamente debido al problema en la muñeca, al buscar remedio a su situación, mientras le ocultaba lo sucedido a sus jefes.

El shortstop y jardinero perdió el norte al momento de rechazar la propuesta del alto mando de los californianos. Y así le va.

Las consecuencias son enormes. El campeón jonronero de 2021 mira los encuentros por televisión. San Diego perdió la oportunidad de alinearlos juntos a él y a Juan Soto, Manny Machado y Josh Bell, todos juntos, en un intento por avanzar a la Serie Mundial.

El cupo en los playoffs no está lejos a pesar del pesimismo de algunos, que dan por perdido el proyecto actual.

San Diego cierra la carrera por el comodín, con Milwaukee como única amenaza. Habrá postemporada en el Petco Park. Pero no será con el equipo blindado que diseñó la oficina.

Tatis volverá al juego en algún momento de mayo, si no vuelve a ocurrir algo inesperado con él. Todavía falta mucho para que pueda comenzar a recuperar el tiempo perdido. Pero al menos acaba de dar por fin el primer paso en la correcta dirección.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.