Arroyo a 34 años, en medio de la polémica busca convertirse en uno de los fiscales de distrito más jóvenes en la historia moderna de Massachusetts, así como en el primer latino en ocupar el cargo de fiscal de distrito de Suffolk. Foto: campaña Ricardo Arroyo.
Arroyo a 34 años, en medio de la polémica busca convertirse en uno de los fiscales de distrito más jóvenes en la historia moderna de Massachusetts, así como en el primer latino en ocupar el cargo de fiscal de distrito de Suffolk. Foto: campaña Ricardo Arroyo.

A tan sólo dos días de las elecciones primarias, Ricardo Arroyo concejal de Boston y candidato por el partido Demócrata para Fiscal del Distrito Suffolk, luego de enfrentar una tormenta pública por la aparición hace dos semanas de acusaciones de abuso sexual cuando era un adolescente, manifestó que nunca fue suspendido de la escuela. “Fui estudiante de esa escuela por un año y medio luego de la acusación”, expresó en declaraciones exclusivas para El Planeta. Afirmaciones se contraponen con lo dicho por la supuesta víctima quien comentó que años atrás no llevó el asunto a los fiscales porque le pareció que los funcionarios de la Escuela de Matemáticas y Ciencias John D. O’Bryant escucharon sus preocupaciones e inmediatamente tomaron medidas. “No vi a Arroyo en la escuela por el resto del año escolar.

A poco menos de 48 horas de las elecciones primarias en Massachusetts, el candidato enfrenta un duro revés en su campaña electoral, por haber salido a la luz, luego de 17 años, las investigaciones de dos posibles agresiones sexuales, aunque nunca enfrentó cargos luego de investigaciones separadas en el 2005 y 2007.

Una estudiante de secundaria le dijo a la policía en el 2005 que fue agredida sexualmente por su entonces compañero de clase Ricardo Arroyo, ahora candidato a fiscal de distrito de Suffolk, según los registros policiales y escolares obtenidos, luego de que la jueza Debra Squires-Lee, del Tribunal Superior de Suffolk liberara los documentos el pasado viernes.

“El viernes se divulgaron los documentos y se demostró claramente que el caso fue investigado en ese tiempo por la Fiscal Tara Burdman que es muy respetada y el Departamento de la Policía, quienes determinaron que las acusaciones fueron infundadas y que basado en la evaluación de la información no hubo crimen cometido”, expresó Ricardo Arroyo al afirmar que

estos documentos liberados -el pasado 2 de septiembre- por la jueza Squires-Lee, lo exoneran de las acusaciones de agresión sexual cuando era un adolescente y que ocurrieron en el 2005 con una compañera de clase de la escuela secundaria.

“El responsable de sacar a la luz pública el caso nuevamente es un oficial del policía relacionado actualmente con mi contrincante electoral a la fiscalía en el distrito de Suffolk”, acusó Arroyo. Por su parte el actual fiscal del distrito, Kaven Haylen, emitió un comunicado en el cual afirma que nada en el expediente sugiere que las acusaciones fueran infundadas. “Además nada cuestiona la validez de la declaración de la víctima”.

Dos años más tarde, en el 2007, una niña de 16 años expresó que “no estaba un cien por ciento segura de haber sido violada por Arroyo”. Los dos casos fueron investigados por separado por la policía y ninguno dio lugar a cargos, según un portavoz del Departamento de Policía de Boston.

La oficina de prensa de Arroyo expresa que con la declaración pública que hizo la presunta víctima del 2007 confirma lo que el concejal de Boston ha estado diciendo desde el comienzo, que “nunca ha abusado de nadie sexualmente”.

“Estos documentos dejan claro que la persona que ilegalmente dio esta información a los medios de comunicación intencionalmente dejó fuera la información que prueba que estas acusaciones de abuso sexual eran infundadas, con el objetivo de falsamente atacarme y ganar una campaña política y hacerme perder la confianza de la gente”, puntualizó Arroyo.

Adicionalmente, calificó de falta de ética los comentarios del actual Fiscal de Suffolk, Kevin Hayden sobre el caso.

A poco menos de 48 horas de las elecciones primarias en Massachusetts, el candidato enfrenta un duro revés en su campaña electoral, por haber salido a la luz, luego de 17 años, las investigaciones de dos posibles agresiones sexuales, aunque nunca enfrentó cargos. Foto: campaña de Ricardo Arroyo.

Arroyo, inmerso en una acalorada y polémica campaña para ser el Fiscal de Distrito en la jurisdicción que incluye a Boston, a sólo horas de saber si la comunidad, pese al escándalo de posibles agresiones sexuales lo elige como su funcionario público, que sería el encargado de dirigir las pesquisas criminales y el desarrollo de las acciones penales de carácter público, reiteró su inocencia. “Quiero ser claro, nunca hice lo que se alega, ni entonces ni nunca. No fui cuestionado ni por las Escuelas Públicas de Boston ni por ningún oficial de la ley, ni disciplinado de ninguna manera en relación con estas acusaciones o de otra manera”, afirmó el candidato.

Arroyo a 34 años, en medio de la polémica busca convertirse en uno de los fiscales de distrito más jóvenes en la historia moderna de Massachusetts, así como en el primer latino en ocupar el cargo de fiscal de distrito de Suffolk.

Finalmente, Ricardo Arroyo agradeció a la Corte Superior “por permitir que los hechos fueran conocidos y la verdad saliera a la luz”.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.