De izquierda a derecha Alía Lorena Ibarra, Kelly Rodas, Jacqueline García y Beatriz Figueroa, mujeres latinas que contaron su historia de superación y emprendimiento, en el marco del III Diplomado Internacional de Negocios, Educación y Liderazgo, realizado en el Boston College. Foto: Jehovagni Santana.
De izquierda a derecha Alía Lorena Ibarra, Kelly Rodas, Jacqueline García y Beatriz Figueroa, mujeres latinas que contaron su historia de superación y emprendimiento, en el marco del III Diplomado Internacional de Negocios, Educación y Liderazgo, realizado en el Boston College. Foto: Jehovagni Santana.

El Boston College, la primera institución de educación superior en operar en la ciudad de Boston, se encuentra hoy entre las universidades más importantes de Los Estados Unidos, y fue justamente este lugar, que se convirtió por dos días en el escenario perfecto para que mujeres brillantes cuenten su vida. Es la historia de Alía Lorena Ibarra, Kelly Rodas, Jacqueline García, Beatriz Figueroa, Rosa María Hernández, Karen Rebaza, Enna Jiménez, Elisa Yépez y Maya Gómez, entre otras, quienes están empoderadas, son dueñas de ese ímpetu que alude eficacia, positivismo, entusiasmo, valor y espíritu para desempeñar su trabajo con pasión, que las impulsa y las motiva a tener un resultado eficaz y próspero en su negocio, que por grande o chiquito que sea contribuye en la economía del país.

Muchas llegaron desde México, Perú y otras son inmigrantes residentes en Boston y sus alrededores, para participar en III Diplomado Internacional de Negocios, Educación y Liderazgo, realizado en Boston College, el 19 y 20 de agosto y organizado por Latina Center Maria.

Karen Rebaza,llegó a Boston en 1992 sin hablar inglés, hoy es la vicepresidenta de Desarrollo Comunitario de Rockland Trust Bank. Afirma que la fuerza de sus padres y sus hermanos, la empoderó. Foto: Jehovagni Santana.

Karen Rebaza, vicepresidenta de Desarrollo Comunitario de Rockland Trust Bank, llegó en 1992 desde Guatemala, sin hablar inglés y aunque en el High School de East Boston, muchos de sus profesores hablaban español, confiesa que fue un cambio muy fuerte, que en base a perseverancia y la ayuda de sus mentores pudo salir adelante, a más del apoyo que tuvo de sus padres y hermanos en el proceso de transición, aprendizaje y adaptación a la cultura americana. “Mis tres hermanos varones me enseñaron a ser fuerte y dura”, manifestó esta profesional bancaria, madre de 3 varones y una niña, casada con un ciudadano peruano. “Tengo también dos hijos adoptivos, mis perritos”, enfatizó.

Rebaza a más de ser una experta en economía bancaria asegura que para tener éxito en la vida y en los negocios se necesita bases familiares muy sólidas que son esenciales para el crecimiento y el cambio. “Mi madre siempre se encargó de recordarnos que éramos líderes con muchas oportunidades, algo que ahora valoro mucho”, mencionó al tiempo que afirmó que para ser emprendedor de tu propio negocio hay que hacer una primera inversión y es justamente en uno mismo. “Es importante trabajar en nosotros, invertir en nosotros mismos de muchas maneras, por ejemplo, en educarnos, ya que esta inversión personal nos va a ayudar a formar relaciones sanas y productivas para nuestro crecimiento personal, familiar, social y laboral”.

Para esta profesional guatemalteca las claves del éxito, también, radican en aceptar cambios, tener fortaleza mental, disciplina, el concientizarse que nunca se deja de aprender, tener un mentor, no ponerse límites, preservar, y por supuesto no temer al fracaso. “Creo que el éxito es igual a resiliencia, tenemos que estar listos para superar la adversidad, la habilidad de soportar situaciones que podamos sentir que nos limitan, pero a la misma vez, nos enseñan a readaptarnos y transformarnos, esto nos lleva al éxito”, comentó Karen Rebaza.

Rosa María Hernández, empresaria mexicana hace 20 años enfrentó su mayor reto: incursionar en la industria petrolera, campo en donde sólo había cabida para los hombres. Foto: Jehovagni Santana.

Rosa María Hernández es una empresaria mexicana, de rostro fuerte, pero al hablar con ella transmite sencillez, seguridad y pericia en los negocios, se ha destacado en muchos emprendimientos, pero su mayor reto fue hace más de 20 años, cuando incursionó en la industria petrolera, campo en donde sólo había cabida para los hombres. “Con disciplina me enfoqué a conocer y desarrollar diversos proyectos estratégicos e innovadores que cubriera la necesidad primordial del sector petrolero en México”, comentó. Es actualmente la presidenta y directora ejecutiva de su propia empresa www.IPSESA.com, equipo multidisciplinario integrado por especialistas en Gestión de Activos, Gestión de Instalaciones, Optimización y Reducción de Costos de Producción en la Industria. “Soy la única mujer que tiene una asociación internacional en APM GA, que es una plataforma de gestión de activos para toda América Latina en esta especialidad”, aseveró.

Es válido explicar que la gestión del rendimiento de los activos, o APM, consiste en combinar el software de mantenimiento moderno con tecnología como los sensores para ampliar la gestión de los activos de una empresa, que son el conjunto de bienes, derechos y otros recursos de los que es propietaria una compañía, por ejemplo, muebles, oficinas, equipos informáticos y aquellos de los que se espera tener un beneficio futuro. “Y es justamente donde nosotros entramos para ayudar a reducir costos de producción digitalizando la gestión de activos de sus empresas y que tengan el control de su crecimiento”, puntualizó.

Revisar la hoja de vida de Rosy Hernández es darse cuenta de su alta preparación académica, de su capacidad de liderazgo y de su experiencia en los negocios, que la acreditan a ser Consejera Ejecutiva de Direcciones Nacionales de la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresa, AMMJE; Fundadora de la Representación AMMJE Mérida, Yucatán; Mentora de Emprendimiento de la Universidad Nacional Autónoma; Miembro Fundadora de la Asociación Mexicana de Facility Management; Vicepresidenta de Digitalización de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica de Telecomunicaciones y Tecnología de la Información, Sureste México. Es licenciada en Administración de Empresas, tiene una Maestría en Administración Project Management, Especialista en Gestión de Activos y conferencista certificada. “Creo firmemente en que la educación, formación, capacitación constante en las empresarias es fundamental, para un entorno productivo, innovador y con crecimiento económico”, comentó.

La puertorriqueña Enna Jiménez experta en tecnología es un ícono de superación entre la comunidad latina de Boston. Foto: Jehovagni Santana.

Enna Jiménez como directora de control de calidad de IDEMIA, una empresa de tecnología, y líder de la comunidad ha demostrado ser un ícono de superación entre los latinos. Vive hace más de 40 años en Boston, llegó siendo aún una niña pequeña con sus padres y sus hermanos desde Puerto Rico. “Comenzamos aquí viviendo en un apartamento que estaba quemado, no teníamos ropa de invierno, no teníamos qué comer, no teníamos nada, sin embargo, con el esfuerzo y el arduo trabajo que mis padres hicieron, nos criaron y nos graduamos de la universidad”, comentó con orgullo, quien revela que el secreto de su éxito es tener pasión por lo que hace y por lo que quiere. “Mis hermanos latinos si quieren ser alguien en la vida, esfuércense, hagan relaciones con otra gente, duerma poco y trabaje mucho”.

Hablar de Enna Jiménez es hablar de una latina líder influyente, escritora y oradora. Es mentora y tiene una gran pasión por el compromiso del talento y las organizaciones comunitarias. Es coautora del libro: Latinas extraordinarias: Voces poderosas de resiliencia, coraje y empoderamiento. Es ganadora del premio Mujeres de ALPFA 2022, que empodera a las latinas como líderes en todos los sectores de la economía global, a través del desarrollo del liderazgo, la creación de redes, tutoría y oportunidades profesionales. “Mi motivación para llegar hasta donde he llegado es mi familia, mis hijos, el motor de mi existencia, cuando quiero flaquear, pienso en ellos y continúo”, expresó.

Jacqueline García Vásquez como presidenta del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública del Estado de México enfrentó el desprecio de un general del Ejército simplemente por ser mujer, pero lejos de amedrentarse, se empoderó y siguió adelante. Foto: Jehovagni Santana.

Jacqueline García Vásquez al ser presidenta del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública del Estado de México tiene que alternar con altos funcionarios del gobierno y militares; y un día recuerda que un general del Ejército le dijo: “Yo espero morirme antes de ver que una mujer esté al mando porque las mujeres son como la humedad se meten y cuando vemos ya está la mancha allí, no la podemos quitar, pensé que contestarle a un general es como lavarle la cara a un mono, ni se va a dejar y voy a perder mis uñas, eso fue un elogio para mí porque me dio una estrategia, no podemos pelear hoy las mujeres por los altos cargos porque no nos los van a dar fácilmente, pero si podemos ser estrategas y llegar a esas posiciones demostrando nuestra capacidad de mando, preparación y liderazgo. Siendo estrategas abrimos cualquier puerta”, manifestó en medio del aplauso del auditorio.

Para esta empresaria mexicana la voz es un recurso importante para triunfar, que en ocasiones no se lo valora. “La voz tiene un poder tremendo que si tú lo sabes dominar, que si tú la sabes manejar convences a quien sea y a eso agrégale los estudios, quien tiene información tiene poder, entre más aprendemos más fuertes somos”, aseveró al tiempo que afirmó que hay que romper los esquemas que por milenios dicen que las mujeres son para servir y no pueden ser líderes. “Hoy si podemos ser líderes con determinación y disciplina, no parar hasta lograr los objetivos”. García Vásquez es también defensora en el combate de la violencia de género, en particular de la violencia feminicida y el feminicidio, por lo que desde su posición de servidora pública afirma que el desconocimiento, la incapacidad para atender el tema y la falta de presupuesto, incrementan las estadísticas, de una de las violaciones de los derechos humanos más graves, extendida, arraigada y tolerada en el mundo.

Elisa Yepes es gerente de programas de «E for All», que apoya a emprendedores que quieren comenzar su negocio, con dinero, mentorías y plan de estudios. Foto: Jehovagni Santana.

Elisa Yepes es economista, master en Relaciones y Asuntos Internacionales, actualmente es gerente de programas de “Emprendimientos para Todos o E for All, en inglés”, empresa sin fines de lucro que desde el 2013, se ha asociado con comunidades para ayudar a las personas de escasos recursos a iniciar y desarrollar sus negocios con éxito, a través de capacitación intensiva en negocios, tutorías, mentores y una amplia red profesional, de manera gratuita. “El 76% de los propietarios de los emprendimientos que nosotros apoyamos son mujeres, el 33% son inmigrantes y el 36% de las personas estaban desempleadas, es decir obtuvieron una fuente de ingreso”, manifestó al resaltar que 68 dólares de cada 100 que se invierte en negocios pequeños se quedan en la comunidad favoreciendo a esos empresarios locales.

“Con el pasar del tiempo me he dado cuenta que cambiar el mundo no es intentar cambiar la mente de los demás, sino respetarlos e impactar desde lo que uno hace con pasión”, expresó al comentar que para iniciar un emprendimiento no hay que ser un experto, al contrario, se puede ir aprendiendo a largo del camino. “Hacer algo que nos de pasión que, a más de generarnos el salario emocional, me de un sustento para pagar las cuentas”.

Según dijo Yepes, en Los Estados Unidos se paga la experticia, el tiempo y la dedicación que una persona ha invertido en el proceso de hacer algo. “No tenemos que tener miedo de cobrar lo que vale nuestro producto porque los clientes lo valoran”, indicó. Ante esta realidad Yepes hace un llamado a la comunidad latina para que apliquen a los programas gratuitos que tiene E for All que apoya a emprendedores en cada etapa de su ciclo de vida empresarial, quienes pueden acceder a mentorías profesionales, emprendedores y/o empresarios, un plan de estudios ajustado a la vida real; incentivos económicos, capital semilla para arrancar y programas en inglés y español. La solicitud se puede obtener en www.eparatodos.org y presentar hasta el 27 de octubre de 2022 para acceder al curso lectivo que comenzará el 9 de enero de 2023. 

“Para ser próspero en los negocios hay que tener un mentor y crear un networking, en E para Todos te damos estos servicios totalmente gratis, nosotros impactamos económica y socialmente a la comunidad”, expresó.

La maestra Alia Lorena Ibarra Ávalos recordó que tuvo que vender su casa para hacer realidad su sueño de fundar una escuela. Hoy es dueña también de una universidad. Foto: Jehovagni Santana.

Alia Lorena Ibarra Ávalos es una mujer emprendedora, maestra y formadora de líderes. En 1990 fundó el colegio Anglo Español Durango en México con 42 alumnos, actualmente tiene 1200 estudiantes. En el año 2000 creó el Instituto Universitario Anglo Español. “Estoy convencida de que el trabajo, la constancia, la responsabilidad y la honestidad son fundamentales en el desarrollo integral de las personas”, indicó al comentar que un maestro tiene la gran responsabilidad de formar personas justas y éticas con inclinación a la democracia, la justicia y la igualdad. “Hay que educar para el cambio, hay que educar a personas para vivir en sociedad, no sólo educar a profesionales, tenemos que luchar por las desigualdades económicas y al acceso a las tecnológicas en América Latina. Hay que aplicar nuevas metodologías y modelos educativos inclusivos para que exista equidad en la educación, esto no es una opción es una obligación”.

Ibarra recordó que para hacer realidad su sueño de fundar una escuela tuvo que hipotecar su casa, el único patrimonio que tenía junto a su esposo, pero se arriesgó porque confiaba plenamente en ella y en base a mucho trabajo, esfuerzo y dedicación, hoy es dueña de dos establecimientos educativos, que cuando se retire los dejará en manos de sus hijos para viajar por el mundo, dijo, y descansar después de trabajar muy fuerte y lograr sus objetivos.

Kelly Rodas,directora ejecutiva del Centro de Mujeres Latina Maria en Perú,es doctora en Leyes y cada día según dijo es un despertar para dejar de lado sus miedos y continuar sirviendo a la comunidad. Foto: Jehovagni Santana.

Kelly Rodas, directora ejecutiva del Centro de Mujeres Latina Maria en Perú,es doctora en Leyes y su lema de vida es “aprender para empoderar”, que cada mujer pueda conocer sus derechos y posibilidades que tienen para poder avanzar. “Tengo 12 años trabajando en la función pública y desde mi puesto trato que cada día sea mejor, para esto necesitamos profesionales capacitados”, puntualizó.

Si bien Rodas es una mujer joven que está muy empoderada y que ha podido avanzar tanto en su vida privada como profesional reconoce que es tímida. “Parezco ser una persona muy entradora, pero tengo mucho miedo, cada mañana al levantarme es un inicio para decir que sí lo puedo hacer, debemos trabajar en nuestras fortalezas y en nuestras debilidades para poder avanzar, sino podemos tenemos que pedir ayuda, siempre habrá alguien que te tienda la mano y te dé la oportunidad, trabajemos en nuestro yo interior para justamente allí encontrar nuestro poder y poder salir adelante”, manifestó.

Maya Gómez es una artista abstracta contemporánea con sede en Boston, junto a Elisa Yépez de «E for All», cuando visitaban las instalaciones del Boston College para contar sus historias de superación. Foto: Jehovagni Santana.

Maya Gómez, una joven colombianaque comenzó su presentación evocando a Vincent Van Gogh: “Qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo”, frase con la que se identificó luego de enfermar en el 2019, dejar su empleo por el excesivo estrés que le generaba y quedarse sin ningún ingreso económico; sufrió un accidente que le causó una convulsión cerebral severa, se acababa de reencontrar con la creatividad, pero los doctores le prohibieron cualquier actividad que estimule el cerebro; luego vino la pandemia, tiempo de desafíos. “Me vi en la obligación de reinventarme, tuve que hacer un alto y seguir adelante”. Poco a poco fue retomando sus actividades, entre eso, pintar, comenzó aprender el manejo de las redes sociales para publicar sus trabajos, vendió su primera obra, al darse cuenta de la aceptación que tenía, decidió fundar Mayart Studio, un emprendimiento de arte abstracto contemporáneo.

“Gracias a la visión que los mentores de E for ALL implantaron en mí empiezo a entender que lo primero que debía cambiar era mi mentalidad acerca de mí misma como artista y acerca de mi emprendimiento porque yo vengo de Latinoamérica con temores e inseguridades, cuando yo entendí eso me empoderé y me animé, aprendí la importancia que mi producto tiene que estar dirigido estratégicamente”, expresó al reconocer que de la mano de sus mentores, uno especialista en finanzas y otro en arte, su empresa está más organizada, cuenta con un branding kit, con una página web activa, participa en galerías exponiendo su arte y ha sido reconocida tres veces como la “Artista local reconocida”  en el Liberty Hotel Boston, the Luxury Collection, lugar donde cada martes, de 6 a 8 pm se realiza la “Noche de Galería”, para exhibir el arte de algunos de los artistas y galerías locales más destacados de la ciudad. “Este espectáculo semanal refuerza el compromiso de The Liberty de apoyar la escena artística de Boston y nuestra comunidad local”, se lee en la web del hotel; y es precisamente aquí donde Maya Gómez estará una vez más, el 30 de agosto, exponiendo su arte.

“Hagamos del mágico mundo del arte nuestra realidad, mis obras se han caracterizado porque utilizo diferentes materiales, porque hoy en día el mundo nos exige abrir la mente, estoy fascinada por el impacto que el color tiene en las personas, mi deseo con mis creaciones es poder hacer vibrar a las personas y conectar con diferentes estados de ánimo que van desde la calma y la paz hasta la energía y la emoción”, expresó Maya, artista abstracta contemporánea con sede en Boston.

Beatriz Figueroa Córdova, presidenta del Consejo Coordinador de Mujeres Empresarias del estado de Chiapas considera que la educación es el arma más poderosa que podrá cambiar al mundo. Foto: Jehovagni Santana.
 

​Para Beatriz Figueroa Córdova, presidenta del Consejo Coordinador de Mujeres Empresarias del estado de Chiapas la educación es el arma más poderosa que podrá cambiar al mundo. “Y si como madres no ayudamos a educar a nuestros hijos no vamos a lograr nada, tenemos que erradicar por completo esa idea que las niñas a la cocina y los niños a trabajar”, comentó al aseverar que el sistema necesita profesores líderes que puedan dirigir a las nuevas generaciones para ser emprendedores y dueños de sus propios negocios porque aseguró que “donde hay empresas no hay pobreza”.

“Me fascina pensar y promover la colaboración entre mujeres empresarias que, desde organismos, asociaciones civiles y sociedad civil organizada, podamos potencializar la participación de la mujer tanto en el ámbito público como en el privado”, expresó.

Figueroa Córdova considera que cada mujer es líder, que no importa la edad para seguir estudiando, que el ímpetu de salir adelante no decaiga y aprovechar al máximo las posibilidades de aprendizaje que nos da un mundo globalizado. “Necesitamos que las nuevas generaciones sientan pasión por su tierra y por salir adelante, que no tengan que emigrar cuando terminan la escuela, que se les brinde las oportunidades para crecer en su ciudad, necesitamos estar delante de la tecnología”.

Esta es la historia de nueve mujeres brillantes y la de muchas más que aún no han sido escritas…

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.