Oswaldo Cabrera emociona al público de los Yanquis por su entrega en el terreno / Foto captura de MLB Network

El novato venezolano Oswaldo Cabrera se ha convertido en un favorito de los aficionados de los Yanquis en menos de una semana. Pero ni siquiera su refrescante entrega en el terreno sirve para aliviar la frustración que sienten los fans por la inesperada mala racha que sufren los Bombarderos del Bronx.

Una mala racha que, de mantenerse, amenaza a Nueva York con lo impensado: que el equipo que trituró a todos en la primera mitad termine por quedar fuera de los playoffs.

La debacle total ya no es imposible. La derrota de este sábado ante los Azulejos fue la número 15 en apenas 19 choques. La tropa de Aaron Boone tiene marca de 9-20 desde la pausa del Juego de Estrellas. Y la cómoda ventaja de 15 juegos y medio sobre los Jays es ahora de solo 7.

«Tenemos que salir allá afuera y hacer las cosas. Tenemos que jugar mejor, es así», exclamó Boone ante los micrófonos de la agencia The Associated Press, después de perder nuevamente contra Toronto. «Lo que nos está pasando está en todo el frente de nosotros. Está enfrente y podemos arreglarlo».

El público del Yankee Stadium ya perdió la paciencia. Este sábado abucheó al as Gerrit Cole, luego de verle derrumbarse con cuatro carreras en un inning y estropear lo que había sido un comienzo prometedor.

Hasta el fenómeno Aaron Judge atraviesa un mal momento. Y Cabrera parece ser la única alegría de un equipo en caída libre.

Cuando no lo ha hecho con el madero, lo ha hecho con su defensa. Y, sobre todo, con su arrojo. Esta vez lo hizo en tercera base, golpeándose la cabeza y arriesgando el físico.

EN EL LIBRO DE RÉCORDS

Cabrera ya tiene un lugar en el libro de récords de los Bombarderos. Y eso es un enorme logro para un novato que da sus primeros pasos en la organización más exitosa de todos los tiempos.

El nativo de Guatire defendió la antesala en su primer juego, pasó al short el día siguiente y ocupó el rightfield un día después. Nadie en la historia de los Yanquis había iniciado en tres posiciones diferentes sus primeros tres choques al debutar en el Big Show.

«Se está convirtiendo en un muy buen pelotero», apuntó Boone. «Creo que va a ser un buen jugador en esta liga durante mucho tiempo. Sus intangibles son realmente especiales. Ha sido bueno verlo y que se maneje de esa forma».

La atrapada del viernes tuvo doble valor. No solo robó un jonrón en el jardín izquierdo; es que Cabrera era completamente ajeno al outfield antes de 2022.

El mirandino únicamente había disputado 34 innings en las praderas exteriores previo a ese jugadón. Fueron cuatro cotejos en Triple A, en los últimos días antes de ser llamado a las Grandes Ligas. Por entonces su bate explotaba y en el Bronx quisieron ver si con el guante era capaz de ayudar donde fuera. La situación arriba así lo requería.

Unas 72 horas antes de recibir el llamado a las Mayores fue interrogado en un podcast sobre su nueva experiencia como guardabosques.

«Me sentí como un niño», respondió. «Es nuevo para mí, nunca lo había jugado. Quiero jugar donde sea. Ese es mi rol. Es en lo que estoy trabajando. En la posición en que me necesiten, voy a estar disponible».

Y vaya que lo está haciendo bien. En la cadena YES compararon su exhibición del sábado con lo que hacía el gran Derek Jeter, a quien en alguna oportunidad se le vio salir ensangrentado de las tribunas tras capturar un foul fly. Y los comentarios de los fans en cada post de las redes sociales son pura alegría.

Alguien con suficiente humor negro alertó en Twitter, luego de un metrallazo del joven utility: «Total de conexiones de Oswaldo Cabrera sobre 106 millas por hora este año: 1. Total de conexiones de Isiah Kiner-Falefa sobre 106 millas por hora este año: 0».

Kiner-Falefa es el shortstop titular de la novena. Es un especialista de la defensa, que batea para .264, con un jonrón y .629 de OPS. Fue adquirido como solución de continuidad mientras el prospecto Oswald Peraza, otro venezolano, completaba su desarrollo en las Menores.

Una parte de la fanaticada pedía que Peraza desplazara al veterano lo antes posible. Sobre todo, desde que prendió los motores de su ofensiva en Scranton.

Pero el favorecido fue Cabrera. Y aunque el plan inicial no es sentar a Kiner-Falefa, el joven ha sacado provecho de este ascenso inesperado.

INSPIRACIÓN

Los Yanquis, mientras tanto, esperan que el recluta sirva de inspiración por su entrega. Luego de un comienzo arrollador, están en claros problemas.

El mayor riesgo ahora mismo no parece ser el boleto a los playoffs. Aunque hubo debacles que recuerdan lo urgente que es volver pronto al rumbo inicial, para no arriesgarse a sufrir lo que los propios Bombarderos le hicieron en 1978 a unos Medias Rojas que patinaron igual.

«La solución está ahí», afirmó Boone. «Podemos salir de esto. Tenemos a los muchachos allí para hacerlo. Y tenemos que hacerlo».

Nueva York ha perdido seis series consecutivas, algo impensable en julio. Y llegaron al domingo con el riesgo de ser barridos por Toronto.

En medio de tal desconcierto, Cabrera es el único aparente motivo de felicidad.

El sábado falló cuatro veces con el madero. Su average de .200 no inspira, es verdad, como en general no inspiran hoy por hoy los dirigidos por Boone.

Pero el novato al menos ha aportado una chispa al equipo grande. Sus jugadas agradan a la tribuna. Y muchos esperan que esta chispa encienda la pradera y ayude a traer de vuelta las buenas noticias que tanto esperan en el Bronx.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.