El gobernador Charlie Baker anunció el jueves 28 de julio que una ley aprobada por los votantes en 1986, y que por años ha sido enterrada en el olvido, podría hacer que los residentes reciban más de $2,5 mil millones en reembolsos de impuestos.

Esta posibilidad ha tomado desprevenidos a los legisladores de Beacon Hill, que aún están negociando los detalles de un paquete de exenciones y reembolsos de impuestos de $1 mil millones.

La ley aprobada por los votantes en 1986 establece un tope en el crecimiento de los ingresos fiscales estatales. En caso de que estos excedan lo «permisible», a los contribuyentes se les conceden créditos equivalentes a la cantidad en exceso. El auditor estatal tiene la tarea de determinar la cantidad final del año fiscal anterior cada septiembre.

Ahora, con los ingresos fiscales aumentando un 20 % en el más reciente año fiscal, según el gobernador, el estado tendrá que devolver “más de $2,500 millones” a los contribuyentes, indicó Baker. El dinero se devolverá de forma proporcional, lo que significa que aquellos que pagaron una mayor cantidad de impuestos sobre la renta en su declaración de 2021 obtendrán más dinero. La administración Baker estimó que se devolvería el 7 % de la cantidad de impuestos pagados en 2021. Alguien con ingresos imponibles de $75,000, por ejemplo, recibiría alrededor de $250.

«Estos son una especie de aumentos sin precedentes en los ingresos fiscales, que de alguna manera es exactamente para lo que se diseñó [el tope de impuestos] para asegurar que las personas en Massachusetts participaran en esta ganancia inesperada”, dijo Baker después de firmar el presupuesto del año fiscal 2023 en su oficina.

Desde que los votantes aprobaron la ley de 1986, el tope se alcanzó solo una vez, en el año fiscal 1987, cuando los ingresos excedieron la cantidad permitida en $29.2 millones, según un informe del auditor estatal

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.