The sign for the Boston Public School headquarters on the front entrance of the Bruce Bolling Municipal Building in Dudley Sq. (Jesse Costa/WBUR)

Por Carrie Jung

Click here to read this article in English, by WBUR


El distrito de Escuelas Públicas de Boston y el Sindicato de Maestros de Boston han llegado a un nuevo acuerdo de contrato tentativo. El acuerdo se anunció el jueves 14 de julio por la mañana durante los comentarios de apertura en la convención nacional de la Federación Estadounidense de Maestros, que se lleva a cabo en Boston de jueves a domingo.

Funcionarios del BPS y del BTU han estado negociando los términos del contrato desde que venció el acuerdo anterior en agosto del año pasado.

Las políticas en torno a la educación especial se encuentran entre los cambios importantes del nuevo acuerdo. Esto se debe a que el distrito reformará la manera en que brinda educación especial, al expandir su programa que permite que los estudiantes con grandes necesidades aprendan junto a los de educación general. Anteriormente, esa era una opción solo en un puñado de «escuelas de inclusión», pero a partir del año escolar 2022-2023, todas las escuelas del distrito tendrán esa distinción.

“Estoy orgullosa de un acuerdo que apoya a nuestros educadores y da pasos concretos hacia la construcción de un modelo de inclusión y educación especial que nos ayudará a hacer de Boston una ciudad para todos”, dijo la alcaldesa de Boston, Michelle Wu, en un comunicado.

Según los funcionarios de la ciudad, el acuerdo de contrato tentativo también incluye fondos para apoyar al nuevo personal que brindará apoyo adicional a los estudiantes en IEP (Programas de Educación Individualizados) y hablantes no nativos de inglés.

Entre ese nuevo personal habrá «enlaces de educación inclusiva» que ayudarán al distrito en la transición de todas las escuelas al modelo de inclusión. El acuerdo tentativo también garantiza que los maestros tendrán tiempo de planificación adecuado para «asegurar que las decisiones sobre los IEP se tomen a través de un proceso con las leyes estatales y federales», según un comunicado de BPS.

La medida es parte de la promesa de BPS a los funcionarios estatales de mejorar los servicios de educación especial. Auditorías anteriores han descrito que el sistema está en un «caos sistémico». Las diferencias dentro del departamento de educación especial del distrito fueron objeto de un escrutinio minucioso por parte de los líderes estatales que habían estado advirtiendo sobre la posible toma del control estatal del distrito este año.

En un discurso en la convención AFT el jueves, la presidenta de BTU, Jessica Tang, calificó las amenazas de administración judicial como «equivocadas» y una «distracción».

«Pudimos hacer este trabajo porque tenemos líderes en esta ciudad que creen en el poder del trabajo y creen en el poder de las relaciones reales y la importancia de generar confianza», señaló Tang. “Y eso incluye la feroz defensa del alcalde de nuestra ciudad”.

En el acuerdo de contrato tentativo de BPS con BTU también se incluye un aumento salarial anual del 2.5% durante tres años, la ampliación de la política de licencia por maternidad de la ciudad y una ampliación de una política que identifica viviendas para las familias sin hogar del distrito.

Una vez que el contrato tentativo sea ratificado por miembros del Sindicato de Maestros de Boston, que cuenta con más de 10,000 miembros, será votado por el Comité Escolar de Boston.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.