La MBTA decidió incluir $50 millones en la versión final del Plan de Inversión de capital (CIP) para la electrificación de la línea Newburyport-Rockport del Commuter Rail.

Este dinero se utilizará para respaldar la adquisición de 25 trenes de cercanías electrificados para reemplazar los vehículos más antiguos de la flota, que funcionan con diésel.

En su primer informe, en abril la agencia no había incluido ningún financiamiento para la electrificación del Commuter Rail, por lo que una coalición de 24 funcionarios federales, estatales y locales, que representan a las comunidades servidas por la línea Newburyport-Rockport, firmaron una carta. El grupo estaba formado por representantes de Beverly, Chelsea, Everett, Lynn, Nahant, Peabody, Revere, Salem y Swampscott.

Los funcionarios también instaron a los residentes a realizar comentarios a la MBTA exigiendo que el proyecto se lleve a cabo. Desde abril, cuando la agencia anunció el plan, grupos e individuos de toda la región ofrecieron sus opiniones a través de formularios de presentación en línea, correos electrónicos, cartas y reuniones públicas.

En colaboración con el alcalde Nicholson, el Concejo Municipal de Lynn brindó más apoyo al adoptar una resolución instando a la MBTA a incluir inversiones en electrificación en el CIP.

Incluso, en abril durante su visita a Lynn, la senadora Elizabeth Warren defendió el proyecto y se unió a los funcionarios de las comunidades circundantes para discutir la obtención de fondos federales para proyectos de transporte y la presentación de un plan de electrificación.

«El plan de electrificación abordaría un enfoque nuevo y transformador que centra el transporte a través de una lente de salud ambiental y justicia, equidad y oportunidad económica», señala un comunicado.

Si bien la cantidad es mucho menor a los $400 millones solicitados inicialmente, el alcalde Jared Nicholson, de Lynn, destacó que con esto «la MBTA reconoce que debe haber un enfoque nuevo y marcadamente diferente para el transporte público confiable”.

“Los viajeros y los residentes no solo necesitan que sea más accesible, confiable y eficiente, sino también más limpio y ecológico. Comenzar el cambio apartándonos de los trenes con motor diésel es fundamental. Este es también un paso hacia el tipo de transporte rápido asequible que necesita nuestra región”, indicó Nicholson.

“Gracias a todos los que ayudaron a abogar por esta financiación. Todavía queda mucho trabajo por hacer, pero este dinero es sin duda un paso en la dirección correcta”, dijo el Senador Brendan Crighton. «Continuaremos nuestros esfuerzos para impulsar un sistema que sea significativamente más asequible, confiable y que nos ayude a alcanzar nuestras metas ambientales».

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.