Pablo López / Foto captura de MLB Network

El derecho venezolano Pablo López volvió a trabajar en blanco este miércoles. Su última salida de abril le asegura terminar el mes con 0.39 de efectividad. Y eso no solo le coloca como el líder indiscutible de la Liga Nacional. Es también un registro que le permite jugar con la historia de los Marlins y de la MLB.

López amarró a los Nacionales en Washington durante seis innings. Por tercera apertura consecutiva no permitió carreras. Únicamente el 9 de abril, en su primera salida, recibió algún daño.

Si es que puede llamarse daño al hecho de haber aislado tres hits y una rayita ese día, en cinco entradas de labor.

El cubano-americano Carlos Rodón (1.17) y Miles Mikolas (1.21) son sus escoltas en la Nacional. Sus registros son brillantes. Comparativamente, el diestro de los Marlins ha sido tres veces más seguro que aquellos dos.

Y esta nueva incursión llegó en una fecha mala para él, en cuanto a su salud. De acuerdo con The Associated Press, se sintió mareado y con la visión afectada en algunos momentos de la jornada.

“Algo no estaba bien hoy cuando desperté”, confesó. «Me tomó un segundo poder concentrarme».

HISTÓRICO EN MIAMI

Este comienzo de López es tan certero, que rompe todos los precedentes en Miami.

Sarah Langs, analista de MLB.com, reveló al terminar el juego que ningún pitcher de los peces ha comenzado una campaña con una efectividad de 0.39 después de cuatro aperturas.

El mejor antes del zuliano era Dontrelle Willis, el pintoresco zurdo que irrumpió en las Grandes Ligas dos décadas atrás. En 2004, con los por entonces Marlins de Florida, inició con 0.71 y sentó la marca que el nativo de Cabimas acaba de batir.

Y es que López ha sido prácticamente intocable, haciendo valer su apodo de «El Doctor», que ganó en homenaje a su padre cirujano y a la carrera universitaria que deseaba estudiar, en caso de no haberse dedicado al beisbol profesional.

Ha ponchado a 23 rivales en 23.1 innings. Apenas ha entregado 4 bases por bolas, una por casi cada seis actos. No le han dado jonrones. Y únicamente le han conectado 13 imparables.

Con ese paso, enseña un WHIP de 0.71 (mucho menos de un corredor embasado por inning) y su FIP es un brillantísimo 1.21, que también habla de una dictadura, más que de un lanzador.

Un pequeño detalle estadístico adicional refleja lo férreo que ha sido López en este abril que ya termina: su efectividad ajustada.

De acuerdo con ese registro, el zuliano ha sido un pitcher 895 por ciento mejor ¡QUE LA MEDIA DE SUS COLEGAS! en lo que va de campeonato. Sí, se lee así: 895 por ciento mejor. En eso también es el líder en la Gran Carpa.

HISTÓRICO PARA VENEZUELA

El manager Don Mattingly se felicita al hablar de las fortalezas que nuevamente exhibió su pupilo: «Estuvo adelante en los conteos, mezclando los lanzamientos».

Mattingly lleva años exigiendo más a López de lo que éste le ha dado. Aunque es un serpentinero con 3.80 de efectividad y 1.17 de WHIP en cinco torneos que lleva en la MLB, el estratega siempre ha dicho que el derecho puede más.

La clave, repetía, era desarrollar los envíos que le permitieran cambiar el libreto en pleno juego, para ir más lejos en cada fecha. Y es lo que está haciendo ahora, con notables resultados.

«Hizo un muy buen trabajo», declaró el estratega este miércoles, citado por ESPN.com. «Simplemente está haciendo lo suyo. Y esta vez lo hizo en una noche en la que realmente no creo que se sintiera tan bien».

Pues los resultados sí lo son. Como reveló el periodista Roberth Pérez, apelando al motor de búsqueda de Baseball Reference: ningún pitcher venezolano había comenzado una temporada en las Grandes Ligas con 0.39 de efectividad luego de sus primeras cuatro aperturas.

El mejor inicio del gran Félix Hernández, en 2005, le motraba con 1.24 de promedio a estas alturas del calendario. Y el mejor entre todos los venezolanos, con 0.70, era Johan Santana.

Sí, López ha empezado caliente. Tanto, que acaba de superar en la escala a un Santana que es leyenda de Venezuela sobre los montículos del Big Show.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.