Ronald Acuña Jr. se ha mostrado sin limitaciones en su vuelta a la acción / Foto Gwinnett Stripers, MiLB.com

Una base robada. Esa pequeña jugada, a menudo intrascendente, es la mejor prueba de la buena salud de Ronald Acuña Jr. La joven estrella de Venezuela se desgarró la rodilla derecha hace nueve meses. Pero ya es capaz de robar bases en competencia real.

Acuña estafó este miércoles su primera almohadilla desde junio de 2021. En una jornada aparentemente gris, el patrullero forjó la noticia con sus pies.

Los Stripers de Gwinnett, la sucursal Triple A de los Bravos de Atlanta, perdió un juego más ante los Jumbo Shrimp de Jacksonville. El outfielder falló cuatro veces con el madero. Y, sin embargo, dejó en el aire el mejor reporte posible sobre su estado físico.

Un boleto abrió la puerta. Acuña se puso en circulación al reunir cuatro malas y luego salió al robo.

Terminaría anotando en carrera.

El sitio web de los Stripers en MiLB.com resaltó que esa rayita terminó con la racha de 29.2 innins sin anotaciones para Gwinnett, récord en la divisa. La expectativa por tener de vuelta al espectacular toletero derecho le convierte en el titular de los reportes de prensa, aunque se trate del asunto más anecdótico.

SIN LIMITACIONES

Y es que la mayor expectación nace de la disponibilidad de Acuña, que durante cuatro meses enseñó su poder en prácticas y juegos simulados, pero sin mover las piernas a todo tren.

Por eso el solo lineup del martes fue una alegría: Gwynnett ubicó al venezolano en lo más alto de la alineación y como jardinero derecho. Nada de cuidarlo en exceso, poniéndolo en su estreno como bateador designado. No. De una vez fue al campo, a probar la rodilla.

Y su segundo turno de ese día sirvió para montar otra pequeña fiesta.

Este miércoles volvió al terreno. De nuevo apareció en lo más alto del orden ofensivo, pero como designado. La precaución de no enviarlo al outfield quedaba compensada por el hecho de verle jugar en días consecutivos. Para más inri, actuó sin limitaciones, como lo prueba su base robada.

El plan con Acuña es que vuelva a la MLB el 6 de mayo. Quién sabe si puede adelantar esa fecha. Después de todo, ahora es cuestión solamente de que tome el ritmo con el madero. Es lo único que le falta, mientras recorre el camino de regreso a las Grandes Ligas a toda velocidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.