Las vacunas de refuerzo buscan ampliar la protección ante el COVID. Foto: Pixabay
Las vacunas de refuerzo buscan ampliar la protección ante el COVID. Foto: Pixabay

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autorizó este martes una segunda inyección de refuerzo de las vacunas contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech y Moderna para personas mayores de 50 años.

La aprobación busca ayudar a reforzar la protección contra enfermedades graves.

Lo que tienes que saber. Las inyecciones, que se pueden administrar al menos cuatro meses después de la primera dosis de refuerzo, no son una solución permanente a la pandemia. Pero ahora hay una versión aún más transmisible de la variante ómicron, que se propaga por Estados Unidos.

  • Un aumento de la inmunidad a corto plazo entre las personas con riesgo de enfermedad grave podría proporcionar una valiosa capa de protección.
  • El segundo refuerzo de la vacuna estará disponible después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) tomen una decisión sobre quién debe recibirlo.
  • Se espera que los CDC anuncien que las personas mayores de 50 años pueden recibir una cuarta inyección, en lugar de hacer una recomendación explícita para que lo hagan.
  • La agencia también deberá destacar las poblaciones vulnerables, dentro del grupo de edad, que pueden recibir la vacuna.
  • Los refuerzos de ARN mensajero estarán disponibles para las personas elegibles, independientemente de la marca de vacuna que hayan recibido inicialmente.

Te contamos más. Los expertos, que se han visto inundados con preguntas de familiares, esperan que la agencia brinde una guía clara para orientar a las personas y a los proveedores de atención médica.

  • Se cree que el beneficio principal de una cuarta inyección es la protección contra enfermedades graves; y ese riesgo puede variar drásticamente entre las personas de 50 años o más.
  • No todos los expertos están convencidos de que los beneficios sean claros. Algunos han debatido si la edad límite debe ser de 60 años o más.
  • Una serie de factores, como las condiciones de salud subyacentes, la edad y el tiempo transcurrido desde la última dosis de refuerzo o infección, podrían ser considerados antes de recibir un segundo refuerzo.
  • La evidencia a favor de una cuarta dosis es limitada y mixta; y se basa en gran medida en datos de Israel, donde las personas de 60 años o más han podido recibir una segunda vacuna de refuerzo.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.