Precio de la gasolina en la estación de servicio Shell, ubicada en la avenida Rutheford, Charlestown, MA. El 14 de Marzo de 2022. Foto: Marcos Miguel Porras.

El precio del combustible ha incrementado drásticamente a nivel nacional. En las ciudades de Massachusetts, el costo promedio del galón de combustible se ubica en $4.35, un incremento de un dólar por galón con respecto a la semana pasada y casi dos dólares más costoso que hace un año.

Las quejas por el excesivo aumento de la gasolina entre los residentes de Massachusetts se han exacerbado a medida que el precio del galón de la gasolina se dispara. La preocupación entre los conductores aumenta, según expresa, Argelis Paredes, quien trabaja como recepcionista en un gimnasio en Chelsea. «Yo manejo más de 20 millas para llegar a mi trabajo, la situación va a afectar a todos, pero es peor para los que manejamos más”, cuenta la conductora. Además, agrega que antes realizaba algunos trabajos de delivery para pagar otros gastos, pero ahora cree que no le dará dinero suficiente y que esta situación solo beneficiará a las gasolineras.

La respuesta por parte de oficiales en el gobierno no se ha hecho esperar y el secretario de estado de Massachusetts, William Galvin, ha solicitado a la fiscal general, Maura Healey, que investigue el posible fraude en los precios utilizando la ley estatal de protección al consumidor. Galvin añadió que, si los propietarios de las gasolineras no están abusando de los precios, no deberían tener ningún problema en que los funcionarios los investiguen. «Si no tienen nada que temer, no deberían tener ningún problema en que se examinen sus libros y registros», dijo Galvin. La investigación tiene como objetivo determinar si los dueños de gasolineras se han aprovechado de la situación para inflar artificialmente el precio del combustible.

Pramod Jha, uno de los dueños y administrador principal de una estación de servicio en Salem, defiende sus precios, señalando que los costos para él también han subido: “La realidad es que no sé a cuánto voy a terminar pagando el galón la próxima vez que el camión venga a suplir. Los dos últimos años han sido de obstáculos, cuando creíamos que el virus había desaparecido, los casos surgían y la ciudad seguía cerrada. Luego fue la inflación, el precio de los productos, sobre todo de los comestibles, ha incrementado desde el inicio del año”, argumentó Pramod.

Gráfico que refleja un promedio de los precios de la gasolina en las principales ciudades de Massachusetts. Realizado por: Marcos Porras

Las estaciones de servicios en el estado están bajo escrutinio luego que la administración de Charlie Baker iniciara las respectivas investigaciones en los libros contables de las gasolineras.

El gobernador Charlie Baker está siendo presionado para que suspenda el impuesto estatal sobre la gasolina para ayudar a aliviar el costo a los conductores en medio de los elevados precios de la gasolina.

La situación está incentivando las peticiones de los políticos de Beacon Hill para suspender temporalmente el impuesto estatal de 24 centavos sobre la gasolina y así ayudar a suavizar el golpe financiero a los residentes y empresas de Massachusetts. «En este momento en el que el precio de prácticamente todo está subiendo, deberíamos devolver parte de ese dinero a la gente para que les resulte más fácil hacer frente a esos aumentos», agregó Baker.

La subida de los precios de la gasolina, representa más leña a la llama de la inflación que ha venido constantemente aumentando desde el inicio del año pasado. El costo del combustible afecta directamente los precios en los estantes que el consumidor termina pagando. Cuanto más costoso es transportar los bienes, como electrodomésticos y comida, mayor serán los precios en las tiendas y supermercados.

Para detener la inflación, se pronostica que el Banco Federal incremente la tasa de interés en 0.25% por los próximos tres meses. Esto supone un incremento en los costos de las tarjetas de crédito, las hipotecas de vivienda y cualquier préstamo en general.

La ciudad de Boston ha sido una de las más afectadas a nivel económico luego de fuertes confinamientos. Ahora, la combinación de la inflación, intereses altos, más el incremento en el precio del combustible, forman la receta perfecta para afectar de manera negativa el bolsillo de los residentes de Massachusetts.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.