FOTO: Car vector created by storyset - www.freepik.com
Colette Phillips es presidenta y directora general de Colette Phillips Comunicaciones, Inc. una empresa de relaciones públicas con sede en Boston. Es Copresidenta de la sección de Massachusetts de la Asociación de Profesionales Independientes.

A donde quiera que mire hay trabajadores independientes. Entregan nuestros paquetes, nos llevan por la ciudad, y nos cobran en las tiendas. La mayoría son personas de color, trabajadores que buscan ganarse un dinero extra con un «trabajo por obra».

Especialmente en esta «nueva normalidad» que tenemos después de la pandemia mundial, la economía de trabajadores por obra o gig está en auge en Massachusetts, donde decenas de miles de empleados en el Commonwealth trabajan, independientemente, trabajos de medio y tiempo completo. No es difícil entender por qué. La flexibilidad de horarios y la posibilidad de obtener ingresos adicionales, particularmente con el aumento de costo del cuidado de los niños y la inestabilidad, que con demasiada frecuencia, mantiene a las familias un cheque o una crisis lejos de la pobreza. Se convierte en una herramienta crítica para cerrar la brecha de riqueza racial que encuentra que la mediana del patrimonio neto de familias afroamericanas en el área metropolitana de Boston es solo $8 dólares en comparación con un cuarto de millón de dólares para hogares blancos.

Sin duda, COVID aceleró un cambio hacia el trabajo remoto que ya se observaba en el lugar de trabajo – empleados que buscan tener más autonomía para decidir dónde y cuándo trabajan. Pero una mujer que conocí durante un viaje compartido me recuerda que la pandemia solo cuenta una parte de la historia. Como yo, su madre era de Antigua. Su trabajo de tiempo completo era de auxiliar de enfermería. Hacía el turno de noche en un hospital local, desde las 5 pm hasta la medianoche. Para ella, la posibilidad de conducir para Lyft desde las 7 a.m. hasta las 2 pm. le permitía estar en casa por la tarde, cuando sus hijos volvían del colegio para hacer sus deberes, a la vez que les daba a ella y a su marido la oportunidad de ahorrar un poco de dinero mientras se preparaban para hacer un pago inicial de una casa.

A medida que se intensifica el debate sobre la economía gig en Massachusetts, es importante tener en cuenta que el trabajo independiente ha estado ayudando a las personas de color a realizar sus sueños durante muchas décadas. Desde 1986, cuando la economía se hundió, yo tenía un trabajo de tiempo completo en un hotel y quería montar mi propio negocio. Convencí a mi gerente de que me contratara como consultora. Fue un buen comienzo, pero todavía no era suficiente para pagar las facturas. Así que acepté otro trabajo de medio tiempo, contratada por una emisora de radio, como promotora. La oportunidad no solo me proporcionó más dinero, sino a la misma vez la flexibilidad para crecer los negocios de mi empresa de relaciones públicas.

Historias como estas me recuerdan que las personas de color, las mujeres en particular, siempre hemos tenido que esforzarnos un poco más para hacer realidad nuestros sueños. Con más barreras para ascender y sueldos más bajos en nuestros trabajos, la posibilidad de ganar unos cuantos dólares adicionales, en nuestros propios términos, marca la diferencia.

Por supuesto, no a todo el mundo le gusta el trabajo independiente.  A algunos les preocupa que la creación de más flexibilidad podría reducir la productividad y socavar los beneficios del trabajo tradicional. Esto fue lo mismo que dijeron hace una década cuando los lugares de trabajo empezaron a permitir a las madres la flexibilidad de trabajar unos días a la semana desde casa. Hoy, tanto los hombres como las mujeres piden y obtienen más flexibilidad porque funciona mejor para todos, y la pandemia lo demostró.

Este otoño, los votantes de Massachusetts tendrán que evaluar cómo deben clasificarse los trabajadores independientes como parte de una pregunta electoral. Estaré atenta al desarrollo de la campaña. Pero en lugar de intentar encajar una nueva economía en un viejo sistema, la verdadera pregunta que deberíamos hacernos es, ¿Cómo podemos encontrar nuevas formas para que los trabajadores independientes sigan siendo independientes, si lo desean, y tengan acceso a los beneficios de un trabajo tradicional?

Mientras tanto, celebremos la economía gig por lo que es, una evolución natural del lugar de trabajo estadounidense y una pieza fundamental para ayudarnos a cerrar la brecha de riqueza racial aquí en Boston de una vez por todas.


Este artículo apareció originalmente en inglés en Commonwealth Magazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.