(Foto: Freepik)

En el invierno buscamos alternativas que nos permitan estar dentro de casa sin tener que morir de frío. Sin embargo, esto puede traer repercusiones en la factura de la electricidad, ya que muchos aparatos de la casa que funcionan para calentarnos, funcionan gracias a la corriente eléctrica.

El Planeta te ofrece una lista de tips que puedes seguir para que el precio que debas pagar por el recibo de electricidad no sea tan alto.

1.Abrígate estando en casa. Usa ropa abrigada estando dentro de casa. Puedes ahorrar hasta un 5 por ciento en los costos de calefacción por cada grado que dejes caer en el termostato en el rango de 60 a 70 grados fahrenheit, según el Consumer Energy Center de la Comisión de Energía de California, que sugiere un ajuste máximo de 68 grados durante el día.

2.Usa el lavaplatos automático. Asegúrate de que el lavavajillas esté lleno antes de encenderlo. Los lavavajillas son más eficientes en el uso de energía y agua cuando están llenos. Los investigadores también han descubierto que las máquinas siempre hacen un mejor trabajo, con menos agua, que lavando a mano las vajillas.

3.Aprovechar el calor natural. Una manera de calentar la casa sin usar la electricidad es dejando la ventana cerrada pero las persianas arriba durante las horas en las que el Sol se refleja en ellas; este es un buen método para calentar el interior de la casa. Aprovecha los momentos que esté despejado el cielo y esté soleado para calentar el hogar y así ahorrar en calefacción.

4.Aisla la casa. Las fugas térmicas provocan un aumento del 30% del consumo de calefacción. Por eso es imprescindible revisar que el revestimiento de ventanas y puertas estén perfectamente selladas con aislamientos térmicos. Si se piensa hacer una reforma en casa, una de las mejores opciones es optar por ventanales con doble acristalamiento y marcos PVC. Una alternativa económica para aislar mejor la casa es instalar juntas de caucho, espuma o silicona autoadhesiva en ventanas y puertas; esto reducirá las fugas un 10%.

5.Desconecta los apartos electrónicos. Desenchufa los aparatos electrónicos del hogar cuando no los estés usando. Estos consumen electricidad, incluso cuando no están en uso.

6.Cambia las bombillas. Reemplaza las bombillas incandescentes del hogar con CFL o bombillas LED. Con esto ahorrarás energía con la menor potencia necesaria para alimentar la bombilla, pero también con la reducción de los costos de refrigeración: las bombillas incandescentes emiten el 90 por ciento de su energía en forma de calor.

7.Utiliza gadgets ahorradores de energía. Estos dispositivos puedne hacer que gastes menos dinero a largo plazo. Si estás interesado en comprar electrodomésticos que ahorren energía para tu hogar, el Departamento de Energía tiene varios consejos sobre lo último en dispositivos de este tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.