El 25 de diciembre, la NBA tiene planes para sus fanáticos. El día de navidad, la liga organizó una serie de encuentros entre equipos que, al menos en la teoría, son grandes favoritos para estar en los playoffs y luchar por los boletos a la final de la temporada; sin embargo, el impacto de la variante ómicron podría dejar por fuera al choque más esperado.

Lakers de Los Ángeles y Nets de Brooklyn podrían no medirse, pues el estado de Nueva York no ha dejado de sentir los estragos de la más reciente cepa, algo que pone en duda la celebración del choque frente a los casos positivos en el equipo que hace vida en la Gran Manzana.

El contexto: Hasta la fecha, nueve jugadores de los Nets están restringidos para jugar por estar en la lista de protocolo de salud. El tema no confirma si cada uno de ellos ha dado positivo a la pandemia del COVID-19; sin embargo, la medida es para evitar riesgos luego de que estos estuviera al menos en contacto con alguien contagiado.

  • De hecho, Brooklyn ha obligado a suspender su tercer encuentro consecutivo por no contar con al menos ocho jugadores disponibles entre sus filas.

El dato: Los boletos en el Staples Center, casa de los Lakers, para el mencionado encuentro promedia los $780. Es considerado el encuentro más caro en la historia de la liga y podría no celebrarse en caso de que los Nets soliciten a la NBA la reprogramación. Así, la competencia se quedaría en uno de sus días de mayor rating sin el plato principal.

¿Y ahora qué…?: Esta semana, la liga se comunicó con el resto de los conjuntos que verá acción este sábado (Knicks, Hawks, Bucks, Celtics, Suns, Warriors, Jazz y Mavericks) para asegurar que en caso de que lo deseen pueden cambiar el horario de sus encuentros.

  • Esta semana murió la primera persona en Estados Unidos contagiada por la variante ómicron. Fue un hombre de 50 años de edad, quien no estaba vacunado contra el COVID-19.

Fuente principal de la noticia: Marca

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.