La alcaldesa de Boston, Michelle Wu, anunció el lunes 20 de diciembre, un mandato de vacunación para quienes quieran entrar a bares, restaurantes y gimnasios, entre otras actividades en espacios cerrados.

El requisito entrará en vigencia a partir del 15 de enero para las personas de 12 años en adelante.

Wu también eliminó para los trabajadores de la ciudad, la opción de someterse a una prueba semanal de COVID-19 y estableció que todos deberán estar vacunados para poder mantener su empleo. Según la nueva medida, tendrán hasta el 15 de enero para una primera dosis y hasta el 15 de febrero para la segunda.

“Las vacunas son la herramienta más poderosa que tenemos para combatir esta pandemia”, dijo Wu en una conferencia. «La vacunación salva vidas y es la mejor manera de apoyar y proteger a nuestras comunidades».

Asimismo, por medio de un comunicado, la oficina de la alcaldesa indicó que actualmente Boston, tiene un promedio diario de 369 nuevos casos y 229 hospitalizaciones. Un aumento del 60% con respecto a los datos de hace dos semanas.

«Esta es una decisión basada en la ciencia y la salud pública», agregó Wu. Además, especificó que los tres tipos de negocios para lo que aplicará el mandato serán los establecimientos de comidas en espacios cerrados, incluidos bares y restaurantes, lugares de entretenimiento en vivo como teatros y estadios deportivos, y espacios «fitness» como gimnasios.

Hasta el 14 de diciembre, el 79% de los residentes de Boston han recibido una dosis de la vacuna, mientras que el 68% está completamente vacunado. Solo un 31% ha recibido la dosis de refuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.