La ciudad de Chicago dejó atrás los registros de homicidios de 2020. Hasta el miércoles, el área contabilizaba 812 muertes violentas, un 5.5% más que el año pasado, de acuerdo con datos de la oficina del médico forense del condado de Cook. La cifra representa el año más violento del territorio en un cuarto de siglo.

La mayoría de los homicidios fueron con arma de fuego, indicó la oficina, la cual detalló que los números son los más altos desde que en 1996, cuando la epidemia del crack en Chicago comenzó a perder fuerza, el calendario cerró con 856 homicidios.

El contexto: Expertos han puesto sobre la mesa una serie de motivos detrás del aumento de la violencia armada en el país, como el impacto de la pandemia del COVID-19 y las protestas desatadas por el asesinato de George Floyd.

¿Qué dicen?: “Una de las respuestas a COVID-19 fue estar allí para apoyar a las personas, repartiendo alimentos y PPE”, señaló Chris Patterson, secretario adjunto de la nueva Oficina de Prevención de la Violencia por Armas de Fuego de Illinois. «Pero hicimos muy poco con la salud mental y estar ahí para las personas, ya que estaban sufriendo el trauma no solo de una pandemia, sino también de ver violencia en el día a día».

El dato: Según las autoridades, la cifra de homicidios registrada por la oficina del médico forense del condado de Cook es un 5% más alta que la contabilizada por el Departamento de la Policía de Chicago, la cual no incluye en su base de datos de la estadística los tiroteos en vías rápidas, pues corresponden a la jurisdicción de la policía de Illinois.

Fuente principal de la noticia: WBEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.