El 14 de diciembre, la Diócesis de Fall River, sumó los nombres de dos sacerdotes de Cape Cod a la lista de acusaciones «creíbles» de abuso sexual en contra de menores y jóvenes.

Los sacerdotes James Buckley y Edward Byington, ambos jubilados, fueron incluidos en el listado de clérigos acusados ​​de manera creíble de la Diócesis. Ambos fueron suspendidos y no pueden participar en ningún ministerio público, incluida la celebración de la misa pública y otros sacramentos. 

Tampoco pueden servir como guías espirituales, usar vestimenta clerical o presentarse como sacerdotes. 

Buckley y Byington negaron las acusaciones.

En un comunicado publicado en la web, el Obispo Edgar M. da Cunha señaló: «Mis oraciones permanecen con todos y cada uno de los que han sufrido de abuso sexual por parte del clero, especialmente cuando eran menores». «Su dolor es real y duradero y los perpetradores deben rendir cuentas».

Según el medio Patch, Buckley se convirtió en sacerdote en 1959 y a lo largo de las décadas, trabajó en parroquias en Orleans, Vineyard Haven, Buzzards Bay y Chatham antes de retirarse en 2001. Byington inició funciones sacerdotales en 1970 y sirvió en 10 parroquias, incluida St. Francis Xavier en Hyannis. Se retiró en 2006.

Mitchell Garabedian, un abogado de Boston que representa al demandante de Byington, le dijo al Cape Cod Times que el presunto abuso ocurrió alrededor de 1971. Garabedian indicó que su cliente conoció a Byington en un retiro religioso y este luego llevó al adolescente a una rectoría en Taunton. El joven pensó que Byington lo estaba llevando a casa, añadió Garabedian. No se dieron a conocer los detalles de las acusaciones contra Buckley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.