Cuando Michelle Wu, la nueva alcaldesa electa de Boston, preste juramento el 16 de noviembre, habrá una reorganización política temporal para mantener los cargos hasta enero, cuando la próxima generación de concejales de la ciudad tome el control.

Michelle Wu ocupa actualmente un escaño en el Concejo Municipal y por tanto deja una vacante. La normativa de la alcaldía dicta que tales vacantes se llenan de acuerdo con los resultados de las elecciones generales anteriores y pidiendo a los candidatos derrotados que ocupen temporalmente la vacante, comenzando con el quinto lugar. En este caso, la candidata no es otra que Alejandra St. Guillén, quien, después de un recuento poco usual, perdió ante la concejal Julia Mejía por tan solo un voto.

St. Guillén ya aceptó el puesto y dijo públicamente en Twitter refiriéndose a ello: «El tiempo es corto, la lucha es larga. No puedo esperar a causar muchos ‘buenos problemas’ en las próximas semanas».

Por lo general, el nuevo alcalde también se juramentaría en enero después de su elección, pero este año es diferente porque Boston tiene una alcaldesa en funciones, y estatuto de la ciudad establece que un alcalde debidamente elegido puede tomar el juramento de su cargo «tan pronto como sea conveniente» tras recibir un certificado de elección. Por esto, la juramentación de Wu será anticipada.

El concejo está programado para reunirse el 17 de noviembre, el día después de que la nueva alcaldesa tome las riendas del ayuntamiento, y luego tres veces más en diciembre, según el calendario de 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.