María Luisa Arredondo

Ethnic Media Services


El desempeño económico de los latinos en Estados Unidos es impresionante. Un nuevo informe titulado 2021 State Latino GDP Report revela que el PIB de la población latina en este país ascendió en 2018 a 2.6 billones de dólares. Esto significa que, si los latinos fueran una nación independiente, ocuparían el lugar número ocho en el mundo, con un PIB superior al de Italia, Corea del Sur o Brasil.

Más extraordinario aún resulta el hecho de que el PIB latino de Estados Unidos creció 21% más rápido que el de India y 30% más rápido que el de China.

En California, las estadísticas son igualmente asombrosas. En 2018 el PIB latino en el estado ascendió a 706.6 mil millones de dólares, mayor que la producción económica total de Ohio. Los tres principales sectores del PIB latino fueron en ese año: educación y atención médica (16.0%), servicios profesionales y comerciales (12.6%) y gobierno (8.2%).

A juicio del doctor David Hayes-Bautista, coautor del estudio y director del Centro para el Estudio de la Salud y de la Cultura Latina (CESLAC), una de las principales conclusiones de este reporte es que las estadísticas contradicen los estereotipos de que los latinos vienen a Estados Unidos a delinquir o a vivir de la asistencia pública. “No somos flojos, ni criminales, venimos a trabajar y estas cifras lo demuestran”.

Hayes-Bautista aclaró que este nuevo informe se basa en análisis anteriores y ofrece cálculos a nivel estatal de la contribución económica de los latinos en Arizona, California, Florida, Illinois, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York y Texas donde viven casi tres cuartas partes de la población latina del país.

Un componente esencial del gran desempeño económico de los latinos es el consumo. De 2010 a 2018, el consumo real en este grupo creció un 135% más rápido que el de los no latinos. El consumo total de 2018 entre los latinos de los ocho estados mencionados fue de 1.36 billones de dólares. Esta cifra es 30% mayor que la producción económica total de Florida. El rápido crecimiento del consumo se debe a los avances acelerados en el aumento de la población y a una fuerte participación en el mercado laboral.

Al igual que a nivel nacional, en el caso de California, Hayes-Bautista aseguró que los latinos son una enorme fuente de vitalidad económica por su trabajo arduo, sus valores familiares y su sólido perfil de salud.

Entre 2010 y 2018, el reporte indica que en California la población no latina creció un 3%, mientras que los latinos aumentaron 13%. Este crecimiento, según el doctor Hayes-Bautista, no fue impulsado por la migración sino por una alta tasa de fertilidad en este grupo.

El reporte también destaca que de 2010 a 2018, el nivel educativo de los latinos creció a un ritmo 2,5 veces más rápido que el de los no latinos. Y agrega que, en ese periodo, la tasa de participación en la fuerza laboral de los latinos de California fue un promedio de 4.6 puntos porcentuales más alta que la de los no latinos. En 2018, la participación de los latinos en la fuerza laboral fue, en general, 5.0 puntos porcentuales más alta.

Los latinos en California tienen también una mayor esperanza de vida que los blancos no latinos (83,6 años en comparación con 80,8). Ello se debe, según Hayes-Bautista, a sus hábitos de salud. “En el caso de la pandemia”, aclaró, “los latinos fueron muy afectados porque no tuvieron el mismo acceso que otros grupos a las vacunas contra el Covid-19 y porque no pudieron estar confinados en sus casas debido a que muchos son trabajadores esenciales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.