En las elecciones del 2 de noviembre, además de elegir una nueva alcaldesa y concejales de la ciudad, los votantes de Boston se opusieron al desarrollo de una subestación eléctrica de alto voltaje en East Boston.

La pregunta 2 de la boleta electoral planteaba a los votantes si se debía construir una subestación eléctrica Eversource a lo largo de Chelsea Creek, East Boston, en lugar de hacerlo en un área alternativa como en uno de los terrenos inhabitables de Massport en el Aeropuerto Logan.

Con más del 95% de los precintos contados, hubo 85.152 votos en contra y 16.900 a favor.

Eversource, la empresa de servicios públicos detrás del proyecto, ha dicho que la subestación es necesaria para satisfacer la creciente demanda de electricidad en East Boston.

Sin embargo, los residentes del vecindario, incluyendo la concejal Lydia Edwards, han denunciado que la propuesta no fue consultada con la comunidad a través de un adecuado proceso. Además, consideran que debería estar ubicada en un área industrial.

Edward comentó que el voto representó un llamado para buscar «una solución verde, práctica, para nuestras necesidades energéticas». Además de ser «un reconocimiento tangible por parte de toda la ciudad (…) una subestación en esa ubicación es algo ridículo, nadie quisiera esto en su vecindario».

También Ben Downing, exsenador estatal, quien hizo campaña en contra de la propuesta reaccionó tras conocer el resultado: «Podemos hacer la transición a una energía 100% limpia y podemos lograrlo sin más daños al medioambiente».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.