Por: Aixa Beauchamp | Evelyn Barahona

Click here to read this article in English, by Boston Business Journal


El gobernador Baker publicó en agosto el informe The Future of Work , una evaluación de los desafíos y oportunidades que enfrenta la economía de Massachusetts a medida que salimos del Covid-19, con miras a mantener la vitalidad económica y el valor financiero de la Commonwealth. Este, llama a capacitar de 30,000 a 40,000 trabajadores anualmente durante la próxima década, invirtiendo fondos federales en la remodelación del centro, capacitación laboral ampliada, apoyos para la vivienda e inversiones en cuidado infantil y otros programas que apoyan a los trabajadores y sus familias.

La lista de programas es impresionante, pero para tener éxito, debemos aprovechar la oportunidad de incorporar un enfoque de equidad económica que aborde las disparidades estructurales y los cambios laborales que afectan a las comunidades de color en el estado y la creciente comunidad latina. 

Evelyn Barahona es la primera directora del Latino Equity Fund. (Foto: RICHARD HOWARD/ BBJ)

Las cifras del censo de la última década ilustran el porqué. Ahora hay casi 1 millón de latinos en Massachusetts, que comprenden el 12% de la población del estado. Provienen de diversas regiones geográficas que incluyen países del Caribe, Centroamérica y Sudamérica. Algunos reflejan generaciones nacidas en los Estados Unidos, mientras que otros son inmigrantes recién llegados. Boston tiene la mayor concentración de latinos (casi el 20%) y es un reflejo de los desafíos que pueden enfrentarse y las oportunidades que pueden florecer. 

Entre 1980 y 2020, los latinos representaron el 80% del crecimiento total de Boston. Piense en esto: de las personas que se han mudado a la ciudad durante la mayor parte de los últimos 40 años, cuatro quintas partes han sido latinos. Este grupo demográfico de rápido crecimiento ha representado casi una cuarta parte de los nacimientos y a casi un tercio de los niños de la ciudad. El censo reciente muestra que los latinos en el estado crecieron de 627,000 a 887,000 desde 2010.

Y con el crecimiento, viene el impacto. Los latinos hacen contribuciones significativas a la vitalidad cívica, cultural, política y económica de Boston. Por ejemplo, los latinos de Boston son el 14% de los trabajadores en el condado de Suffolk y al 10% de los propietarios de negocios de la ciudad. Los líderes latinos sirven en todos los niveles del gobierno municipal y estatal. En la Cámara de Representantes, los latinos sirven en el gabinete y el Caucus Afroamericano y Latino continúa creciendo. En el área laboral, los latinos se desempeñan como altos ejecutivos en organizaciones tan variadas como Tufts Health Plan, Weber Shandwick y JP Morgan.

A pesar de nuestro crecimiento, los latinos están subrepresentados en cuanto a liderazgo en una nación donde para el 2050, comprenderemos más de la mitad de la fuerza laboral. A medida que nos recuperamos de la pandemia y comenzamos a reconstruir lo social y económico, es fundamental que los líderes públicos implementen estrategias que aprovechen el potencial económico de las comunidades de color, latinas y no latinas, y generen mayores oportunidades. Crear espacios para los latinos en industrias generadoras de ingresos (por ejemplo, biotecnología, ingeniería y otras) es un punto de partida. Requiere prácticas inclusivas de contratación, promoción y retención que coloquen a los latinos en puestos con salarios más altos.

En las últimas cuatro décadas, la historia de éxito en Greater Boston ha sido posible gracias a la mano de obra y el crecimiento latino. A medida que todos los estados analizan las oportunidades y los desafíos generados por Covid-19, el estado de la bahía deberá realizar un estudio para mantener su éxito económico y evitar que personas e industrias talentosas salgan a estados con costos más bajos y mayores oportunidades.

El talento está aquí. Son personas cuyos trabajos desaparecieron en los sectores de hostelería y servicios de alimentos, muchos de los cuales son latinos y otras personas de color. Son jóvenes que se gradúan de las Escuelas Públicas de Boston que buscan un camino asequible hacia la educación superior o capacitación en habilidades lingüísticas y laborales accesibles. Son inmigrantes con formación y talento que necesitan programas ESOL que se centren en sus necesidades lingüísticas en la población activa. 

Existen programas que satisfacen estas necesidades. Los datos muestran que capacitar a los latinos para obtener salarios más altos puede beneficiar las arcas del estado al tiempo que se tiene un impacto positivo en la fuerza laboral en general y los empleadores. Invertir en programas como inglés para hablantes de otros idiomas o alfabetización digital y competencia, son iniciativas que están al alcance y su impacto en el retorno de la inversión se extiende más allá de la comunidad latina. Pero debemos comprometer recursos ahora. Nuestra precaria economía requiere una acción y un liderazgo expeditos, con la equidad como valor central. 


Aixa Beauchamp es la cofundadora y copresidenta del Latino Equity Fund, y Evelyn Barahona es la primera directora del Latino Equity Fund.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.