Por: Barbara Moran

Click here to read this article in English, by WBUR


Un nuevo estudio de Sierra Club sobre los sistemas públicos de agua en Massachusetts mostró que el 70% del territorio presentó niveles detectables de los seis químicos PFAS más tóxicos en sus aguas subterráneas y superficiales. Sin embargo, al analizar una muestra más amplia de químicos, la investigación detectó dichas sustancias en fuentes de agua potable del 91% de las comunidades.

Los datos no reflejan el agua potable tratada, por lo que no indican una amenaza directa para la salud pública.

«Este no es un estudio de la exposición de las personas al agua potable, sino una investigación sobre la contaminación que existe en las fuentes de las cuales proviene nuestra agua potable», indicó Clint Richmond, líder de políticas de sustancias tóxicas en Massaschusetts Sierra Club . «Lo que es sorprendente es que estas fuentes de agua potable son en su mayoría subterráneas, algunas son superficiales, pero la mayoría se trata de agua que se encuentra a gran profundidad».

El nuevo análisis de datos estatales sigue los informes de contaminación por PFAS en los estanques de Cape Cod y muchos ríos de Massachusetts, lo que apunta a una contaminación generalizada en todos los lagos, estanques, ríos y acuíferos estatales utilizados como fuentes de agua potable.

Hay miles de sutancias químicas PFAS, que se han utilizado para productos de consumo y espumas contra incendios durante décadas, y pueden filtrarse en aguas superficiales y subterráneas desde lugares como vertederos, fábricas y bases militares.

Los compuestos de PFAS no se degradan fácilmente y, a menudo, se denominan «sustancias químicas permanentes». Los estudios han revelado que la exposición a sustancias PFAS se relaciona con la subida del colesterol, enfermedad de la tiroides, daño al hígado y riñones, efectos sobre la fertilidad y bajo peso al nacer.

El Departamento de Protección Ambiental de Massachusetts requiere que se realicen pruebas para 18 sustancias químicas PFAS en todos los sistemas públicos de agua potable, y ha establecido un límite combinado de 20 partes por billón para las seis sustancias químicas PFAS más tóxicas. El estado está muy por delante del gobierno federal, que recientemente ha actuado para regular las PFAS.

El departamento no respondió a una solicitud de comunicación para comentar los resultados del análisis.

«Todo el mundo está centrado en los seis (PFAS) porque son los que han sido identificados como los de mayor peligro para la salud pública. Pero, como sabemos, existe una gran cantidad de productos químicos relacionados», señaló Richmond. «Recomendamos desarrollar estándares para todos estos químicos».

Richmond indicó que el estado también debería aprobar leyes como las promulgadas en Maine, que restringen el uso de PFAS en el estado.

«Queremos parar estos productos químicos antes de que todas las comunidades se contaminen», dijo.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.