Chris Lisinski, State House News Service

Click here to read this article in English, by WBUR


La MBTA acordó posponer hasta por tres meses el funcionamiento de una estación en Somerville que conforma la extensión de la Línea Verde, así como asomó la posibilidad de aplazar los resultados finales del megaproyecto debido a imprevistos en las obras de ampliación.

El gerente general de MBTA, Steve Poftak, informó que la agencia de tránsito espera reabrir la estación Lechmere de la Línea Verde, así como poner en marcha una nueva parada en Union Square de Somerville para el mes de marzo 2022 en lugar de diciembre del presente año.

La ampliación de 2,300 millones de dólares se acerca a su fin tras una larga historia de décadas con inconvenientes por demandas, contratos cancelados y varios retrasos.

Y, aunque el proyecto sigue cumpliendo con su presupuesto actual, los funcionarios del T continúan esforzándose por finalizar el proyecto en medio de una serie de contratiempos en la construcción, algunos provocados por la pandemia de COVID-19.

Poftak dijo que «una variedad de desafíos» contribuyeron al último retraso en la parte del proyecto con destino a Union Square, particularmente durante las obras de instalación del sistema de energía.

Esa instalación, conocida como subestación de energía de tracción, convierte la energía para ser utilizada por los trenes que pasan en la Línea Verde. Durante la construcción, Poftak dijo que los espacios reducidos del edificio solo permitían que «un número limitado de personas» pudiera trabajar dentro y realizar las labores técnicas necesarias.

Los trabajadores necesitan construir dos subestaciones más similares para la segunda rama, dijo Poftak, aunque señaló que tienen «una espacio un poco más largo» de tiempo para llevar esto a cabo. 

«Es uno de los desafíos que enfrentamos y es una de las áreas en las que nos estamos concentrando como uno de los elementos de la ruta crítica», dijo Poftak. «Si no somos más productivos y más eficientes en la construcción de estas dos próximas subestaciones eléctricas de tracción, esto afectará el cronograma».

La construcción de la extensión de 4.7 millas comenzó en 2018.

En junio, los funcionarios de la MBTA pasaron la fecha límite para Union Square de octubre, a diciembre. También anunciaron que el segundo tramo más grande de la extensión de la Línea Verde, que suma seis paradas desde East Cambridge a Medford, sería aplazado para mayo de 2022.

En ese momento, atribuyeron el retraso a los problemas en la cadena de suministro debido a la pandemia.

Poftak indicó que el T todavía sigue trabajando para determinar el cronograma de construcción para el segundo tramo de la extensión, dejando sobre la mesa la posibilidad de posponer el resto del proyecto por segunda vez.

«Tengo un nivel muy alto de confianza en que esta será la último reprogramación, dejando abierto el hecho de que todavía estamos trabajando en el segundo tramo», contó Poftak. «Tenía la esperanza de que el anuncio de junio respecto al calendario fuera el final. Obviamente, ese no ha sido el caso».

Cuando se le preguntó si el objetivo de terminar en mayo 2022 las seis paradas restantes está en duda, Poftak respondió: «No he perdido toda esperanza en eso».

«Quiero seguir teniendo confianza en esa fecha de entrega antes de precipitarnos a cambiarla, así que es un tema que volveremos a tocar una vez que estemos seguros», dijo.

A diferencia de la reprogramación de junio, la más reciente no requerirá ningún cambio con los contratistas, explicó Poftak.

El alcalde de Somerville, Joe Curtatone, quien durante mucho tiempo apoyó el proyecto, le dijo al Servicio de Noticias que está «frustrado», porque tomará otros tres meses abrir la primera parada del proyecto en su ciudad, pero que entiende que «estas cosas suceden en obras complejas».

«Al final del día, las tantas décadas de defensa y promesas incumplidas, ya quedaron atrás», dijo Curtatone. «Estamos casi cerca. Estamos doblando la esquina, y a solo unos meses de ver el proyecto finalizado».

Las nuevas estaciones de la Línea Verde no contarán con la tecnología anticolisión que la MBTA espera implementar para 2024. Esa modalidad, que se había recomendado anteriormente en 2008, destacó este verano cuando un tren de la Línea Verde iba gran velocidad en la rama B y chocó por detrás contra otro tren.

La construcción del proyecto se mantiene dentro del presupuesto a pesar de las demoras, y su base financiera pronto podría resultar en millones de dólares que fluyen a Cambridge y Somerville.

Las dos ciudades, cada una de las cuales albergará después de la expansión nuevas paradas de tránsito, ayudaron impulsar el proyecto hace unos años cuando su destino era menos seguro. Somerville prometió $50 millones y Cambridge se comprometió con $25 millones.

Los funcionarios de la MBTA informaron a Cambridge y Somerville en junio que no necesitarían girar más cheques para la extensión de la Línea Verde, y Poftak anunció recientemente que planea buscar este otoño la aprobación de la nueva Junta de la MBTA para devolver las decenas de millones de dólares recibidos.

«Estamos seguros en este momento de que el proyecto no necesitará ese dinero», dijo. «Estamos agradecidos de que las comunidades estuvieran dispuestas a dar un paso adelante cuando este proyecto estaba en duda, y creemos que es apropiado en esta etapa del proyecto devolver el dinero».

Poftak inicialmente informó que entre las dos ciudades aportaron $30 millones , pero un portavoz aclaró tiempo después que Somerville dio $30 millones y Cambridge entregó $15 millones.

Poftak planea presentar ante la Junta de la MBTA la votación para los reembolsos en noviembre. Ese panel, que sucede a la Junta de Control Fiscal y de Gestión que se disolvió a fines de junio, seguirá a su primera reunión en octubre, cuando Poftak señaló que los miembros aún se estarán poniendo al día.

Si bien la demora puede causar frustración a los pasajeros que desean llegar a Union Square en la Línea Verde, un activista de transporte dijo que la decisión no debería generar demasiadas alertas.

«Desafortunadamente, muchas agencias de tránsito en todo el país están lidiando con problemas de la cadena de suministro y escasez de personal, lo que está contribuyendo a retrasos como este», dijo Stacy Thompson, directora ejecutiva de LivableStreets Alliance. «No creo que esto sea motivo de preocupación en este momento y espero celebrar en marzo la apertura de la tan esperada extensión de la Línea Verde».

El rretraso de tres meses significa que Curtatone, que no busca otro mandato después de 18 años como alcalde, no será funcionario electo de la ciudad cuando se abra la primera parada de Green Line Extension en Union Square.

«Me hubiera gustado viajar en ese primer tren como alcalde», dijo. «Está bien. Lo montaré como residente de Somerville».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.