Colin Powell
Colin Powell, ex secretario de Estado

Tras la muerte del exSecretario de Estado, Colin Powell, por complicaciones de COVID-19, los expertos señalaron que el hombre, de 84 años, tenía un historial de afecciones médicas que elevaban significativamente su riesgo de morir de la enfermedad, aún con las vacunas completas. 

Powell padecía mieloma múltiple, una forma de cáncer de sangre que, tanto por sí misma como a consecuencia de los tratamientos administrados para la enfermedad, puede debilitar el sistema inmunitario. 

El contexto: Powell también tenía un diagnóstico de Parkinson, un trastorno que deteriora la capacidad del cerebro para controlar el movimiento. Las condiciones neurológicas se encuentran entre las citadas por los Centros para el Control de Enfermedades como potencialmente incrementadoras del riesgo de COVID-19 grave en los pacientes. 

Los CDC recomiendan a las personas inmunodeprimidas que continúen con el uso de cubrebocas y la distancia física. El mandato se mantiene incluso después de haber recibido las vacunas de refuerzo.

  • La Sociedad Americana del Cáncer calcula que este año se diagnosticaron unos 35 mil 920 nuevos casos de mieloma múltiple.
  • Datos de Alemania encontraron que las tasas de mortalidad eran «mucho más altas» en los pacientes de COVID-19 con Parkinson.
  • Los datos de los CDC publicados recientemente contabilizan la tasa de muertes por COVID-19 entre los estadounidenses vacunados de 80 años o más como la más alta de cualquier grupo de edad.
  • Se espera que el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los CDC se reúna el jueves para debatir las vacunas de refuerzo. Las dosis adicionales de Pfizer o Moderna ya están autorizadas para los estadounidenses inmunodeprimidos. 

¿Qué dicen? «Los pacientes con mieloma fabrican muchos anticuerpos. Pero sólo fabrican un tipo. Por lo tanto, su capacidad para fabricar anticuerpos normales para defenderse de las infecciones se ve afectada. También tienen defectos en las células T, o en la inmunidad celular, que contribuyen a su incapacidad de combatir las infecciones», dijo el Dr. James Berenson, director médico y científico del Instituto para la Investigación del Mieloma y el cáncer óseo.

  • Una investigación de Berenson afirma que 55% de los pacientes con mieloma múltiple «no respondieron plenamente a la vacuna COVID-19», tras dos dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna. 
  •  Según Berenson, incluso algunos pacientes en remisión tras el tratamiento pueden tener un sistema inmunitario comprometido y podrían tener dificultades para combatir una posible infección.
  • Los científicos esperan que las vacunas de refuerzo puedan mejorar la protección de los estadounidenses que siguen siendo vulnerables al COVID-19 grave.

Los datos: La tasa de muertes por COVID-19 entre los estadounidenses ancianos y vacunados fue superior incluso a la de algunos grupos menores de 50 años no vacunados. El indicador se disparó hasta alcanzar máximos históricos durante la oleada de la variante delta.  Aunque las personas vacunadas tienen muchas menos probabilidades de morir de COVID-19 en comparación con sus compañeros no vacunados de la misma edad, 

  • Cerca del 96% de los mayores tienen al menos una dosis de la vacuna COVID-19, según los CDC, y más del 84% están totalmente vacunados.
  • Las personas de más de 80 años están en el grupo de edad que ha visto las peores tasas de hospitalizaciones y muertes por COVID-19.
  • Según los CDC, más del 84% de los condados del país tienen tasas de «alta» transmisión del COVID-19.

Fuente principal de la noticia: CBS News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.