Corte Suprema de Estados Unidos

El Departamento de Justicia anunció este viernes que solicitará a la Corte Suprema un cese de emergencia de la ley aprobada de Texas en septiembre, que ha restringido el acceso al aborto en el segundo estado más grande de la nación en una medida no vista en 50 años.

“El Departamento de Justicia tiene la intención de pedirle a la Corte Suprema que anule la suspensión de la orden judicial preliminar (que cancelaba temporalmente la legislación) contra el Proyecto de Ley 8 del Senado de Texas por parte del Quinto Circuito”, se lee en un breve comunicado emitido por el portavoz de la agencia, Anthony Coley. No precisó cuándo ejercerá la solicitud.

El contexto: El anuncio siguió a una decisión de un tribunal federal de apelaciones, de la noche del jueves, que permitió mantener en vigor la ley. La semana pasada un juez de un tribunal inferior había determinado que la ley era inconstitucional.

  • La noticia del Departamento significa que se le pedirá al máximo tribunal, por segunda vez, que suspenda la ley mientras continúan las impugnaciones legales. En una decisión divisiva de 5 a 4 el mes pasado, la Corte Suprema permitió que la ley entrara en vigencia a medida que avanza el caso.
  • El aborto ha surgido como el tema más dominante en la Corte Suprema en este período, ya que quienes se oponen a él ven una nueva oportunidad de victoria en el cambio de la mayoría en la corte, con tres miembros conservadores nominados por el expresidente Donald Trump.
  • Una docena de otros estados han aprobado leyes que son tan restrictivas como la de Texas, que prohíbe el aborto después de que un médico detecta actividad cardíaca en el útero. Pero los jueces federales han impedido que esas leyes entren en vigencia.
  • El fiscal general de Texas, Ken Paxton (R), ha argumentado que el gobierno de los Estados Unidos no puede demandar a los funcionarios de Texas para bloquear la ley, porque no son ellos quienes hacen cumplir la prohibición.

¿Por qué es importante? La ley de Texas prohíbe el aborto a las seis semanas de embarazo, cuando muchas mujeres no se dan cuenta de que están embarazadas; tampoco hace excepciones por violación o incesto.

  • La ley es aplicada por ciudadanos privados, en lugar de funcionarios del gobierno estatal. Las personas pueden demandar a cualquiera que ayude a una mujer a abortar después de las seis semanas. Las demandas exitosas resultarían en una adjudicación de al menos $10 mil a la persona que presentó la denuncia.
  • Esa disposición única tenía la intención de dificultar que los jueces federales impidieran que la ley entrara en vigencia.
  • Cuando la Corte Suprema se negó a bloquear la ley de Texas en septiembre, hubo activistas que señalaron que los proveedores de servicios de aborto que la desafiaron no habían demostrado que estaban demandando a los acusados ​​correspondientes.
  • Luego, el Departamento entró en acción y ganó la suspensión por parte del juez federal de distrito Robert L. Pitman, quien suspendió la ley temporalmente.
  • Pero la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de EE. UU. rápidamente canceló la orden de Pitman. El jueves informó que la ley permanecería en vigor, estableciendo una audiencia para la semana del 6 de diciembre.

¿Y ahora qué? El 1 de diciembre, la Corte Suprema escuchará una impugnación a una ley de Mississippi que los conservadores han instado al tribunal a utilizar para revocar el derecho constitucional al aborto establecido hace casi medio siglo, en el fallo de Roe v. Wade.

  • La ley de Mississippi prohibiría la mayoría de los abortos después de 15 semanas. Roe v Wade y las sentencias posteriores establecen que un estado no puede imponer cargas indebidas sobre el derecho a elegir el aborto antes de la viabilidad fetal.
  • Desde el 1 de septiembre, las mujeres que buscan interrumpir sus embarazos han conducido durante horas a otros estados, incluidos Oklahoma y Kansas, según proveedores y defensores.
  • Quienes carecen de dinero para hacer esos viajes o no pueden dejar el trabajo o los compromisos de cuidado infantil, se ven obligados a continuar con embarazos no deseados.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.