Este jueves, el Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) votó a favor de recomendar el uso de la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por la farmacéutica Moderna.

El grupo, que eligió de manera unánime (19-0) hacer la recomendación al organismo federal, señaló que la dosis debería ser suministrada, de momento, en personas mayores de 65 años de edad, así como aquellos entre 18 y 64 años de edad con padecimientos médicos. Lo propio para trabajadores en alto riesgo de contagio.

El contexto: En su petición, Moderna explicó a la FDA que solo se debe usar la mitad de la dosis de su fármaco, en lugar de una dosis completa como sucede con la vacuna de Pfizer, la cuya solicitud ya fue aprobada como refuerzo y desde hace semanas se administra a los grupos elegibles (unas 60 millones de personas en EEUU).

  • La situación le asegura a Moderna y a quienes reciban la inyección menos probabilidades de desarrollar efectos secundarios dada la baja cantidad de fármaco que les será inoculado en comparación con lo administrado por Pfizer.
  • Desde el gobierno de Joe Biden se ha intentado impulsar la dosis de refuerzo para todos los habitantes; sin embargo, expertos insisten en que la manera de controlar la propagación es vacunando a quienes aún no lo han hecho.
  • La comunidad científica también se ha visto dividida respecto a la petición de la Casa Blanca, pues un grupo de especialistas en el área sanitaria asegura que la dosis de refuerzo no es necesaria para todos.
  • De acuerdo con Moderna, la potencia de su vacuna baja con el pasar del tiempo y los niveles de anticuerpos neutralizantes descienden de seis a ocho meses luego de que se administra la segunda dosis.

El dato: 93% es la eficacia demostrada por la vacuna de Moderna contra todas las enfermedades relacionadas con el virus. El porcentaje crece al 98% cuando se trata de su eficacia en la protección frente a los casos graves desarrollados por la pandemia del COVID-19, según la empresa. Su régimen de dos inyecciones brinda protección por más de cinco meses luego de recibida la primera dosis.

  • Sin embargo, Moderna explicó que el refuerzo es necesario para prevenir infecciones y enfermedades de leves a moderadas, no enfermedades graves o casos que terminan en hospitalizaciones.
  • Los miembros del panel aclararon que percibían que la compañía no mostró la evidencia suficiente para justificar su refuerzo; sin embargo, la FDA sentó un precedente al autorizar la solicitud de Pfizer para una tercera dosis.
  • Los votos emitidos por el panel no son vinculantes; no obstante, la FDA suele seguir la recomendación por parte del grupo. La decisión final del organismo federal deberá llegar en unos días.
  • Luego de esto, tocará el turno a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, cuyo comité asesor de vacunas votará sobre la propuesta la próxima semana.

¿Qué dicen?: Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia, comentó que «si estamos tratando de prevenir lo que es inevitable, que es una disminución en los anticuerpos neutralizantes y una erosión en la protección contra una infección leve o asintomática, ese es un listón alto al que no tenemos ninguna otra vacuna».

  • El especialista pidió a la agencia federal definir sus objetivos.
  • «Los datos en sí no son sólidos, pero ciertamente van en la dirección que respalda esta votación», señaló Patrick Moore, un experto en vacunas de la Universidad de Pittsburgh, quien agregó que tenía «problemas reales» con la elección de la dosis. El experto confesó que recomendó la autorización «por instinto, en lugar de basarse en datos realmente serios».
  • «El problema aquí es que no sabemos lo que no sabemos. No podemos simplemente mirar lo que está pasando con la curva de la pandemia y simplemente darla  por terminada», dijo Peter Marks, director de la división de vacunas de la FDA.
  • A juicio de Marks, la agencia «escuchó claramente que no había mucho apetito por bajar el rango de edad de manera muy significativa, si es que lo hacía».

Fuente principal de la noticia: The Hill

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.