La Policía de Tránsito de la Autoridad de Transporte de la Bahía Massachusetts ejecutó un arresto la noche del miércoles a un hombre que agredió al conductor de un tres que le solicitó usar el cubrebocas.

El responsable fue Daniel Libby, de 40 años de edad, quien se negó a usar la mascarilla y en su lugar ofendió al conductor y los empujó hasta salir de la unidad, según el informe del cuerpo de seguridad.

El hecho ocurrió en la estación de Braintree.

Una vez ahí, los uniformados vieron la actitud violenta de Libby, quien no cooperó con los uniformados y en su lugar fue arrestado.

El uso del cubrebocas es obligatorio en estaciones de autobús y tren del sistema MBTA.

La orden aplica incluso para aquellas personas completamente vacunadas contra la pandemia del COVID-19.

Renuncias masivas

Este lunes, la Asociación de Policías del estado de Massachusetts reveló que docenas de oficiales presentaron su renuncia luego de que la entidad aplicara mandatos de vacunas dentro del cuerpo de seguridad de la entidad para evitar la propagación de la vacuna del COVID-19.

De acuerdo con la orden ejecutiva del gobernador Charlie Baker, el personal del departamento debe mostrar una prueba de que fue vacunado antes del 17 de octubre. En su defecto, quienes no lo hagan serán despedidos.

Michael Cherven, presidente de la Asociación, indicó en un comunicado que “es lamentable que el gobernador y su equipo hayan optado por imponer uno de los mandatos de vacunas más estrictos del país sin alternativas razonables”.

A juicio de Chervin, los efectivo deberían contar con “alternativas razonables” a la obligación de vacunarse contra el brote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.