[et_pb_section admin_label=»section»] [et_pb_row admin_label=»row»] [et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Text»]

El gobernador Charlie Baker emitió este jueves, 19 de agosto, una orden ejecutiva en la cual se exige a decenas de miles de trabajadores estatales estar vacunados contra el COVID-19 antes del 17 de octubre, de lo contrario, se enfrentarán medidas disciplinarias que pueden incluir el despido.

Esta política, que se aplica a aproximadamente 42,000 empleados del Departamento Ejecutivo, contará con exenciones solo en los casos en que la vacunación esté médicamente contraindicada o si «se oponen a la vacunación por motivos religiosos sinceros». Incluye a personal que labora tanto de manera presencial como a distancia.

La Administración Baker señaló en un comunicado que proporcionará más información «en las próximas semanas» respecto a quienes pueden ser exentos de la norma.

De lo contrario, todos los trabajadores deberán demostrar que han recibido las dos dosis requeridas de Moderna o Pfizer, o la monodosis de Johnson & Johnson antes de la fecha límite del 17 de octubre.

Este anuncio se da ante la expansión de la variante Delta del Covid-19, por lo que la Baker destacó en el comunicado que vacunarse es la mejor manera de protegerse a sí mismos y a los demás.

La orden también alienta a las agencias independientes, las instituciones públicas de educación superior, los funcionarios electos, la Legislatura y el Poder Judicial a adoptar políticas similares. 

[/et_pb_text][/et_pb_column] [/et_pb_row] [/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.