Por: Yulieth Osorno

Hijo de inmigrantes caboverdianos, John Barros nació y creció en Roxbury y Dorchester, donde se convirtió en organizador comunitario a la edad de catorce años y eventualmente en director ejecutivo de la Iniciativa Vecinal de Dudley Street, donde dirigió esfuerzos para construir viviendas asequibles y proteger a las familias del desplazamiento; crear escuelas y programas para jóvenes e invertir en salud y seguridad pública.

También pasó varios años en el Comité Escolar de Boston y trabajó con la oficina del alcalde para apoyar a los artistas locales a través de nuevos programas de premios y becas, incluidas las primeras becas municipales para artistas individuales en Boston.

Con 48 años, Barros ha dedicado gran parte de su vida al servicio de la comunidad de Boston. Es propietario de una pequeña empresa y gran líder en su iglesia. En 2014, estableció el nuevo gabinete de Desarrollo Económico de la ciudad e hizo parte de la administración del alcalde Marty Walsh durante siete años.

Barros es candidato por segunda vez a la alcaldía de Boston y propone una candidatura que se enfoque en los vecindarios desatendidos, más fondos para apoyar viviendas asequibles, negocios, espacios verdes y ofrecer una forma directa de mejorar la vida de los residentes.

El activista se desempeñó como copresidente de Imagine Boston 2030, un plan con objetivos ambiciosos para el sector del transporte. Para este aspecto, Barros también propone establecer centros de movilidad en el vecindario, hacer que la ciudad sea más segura y más accesible para los ciclistas y asegurarse de que más bostonianos estén conectados y puedan viajar fácilmente a los centros de trabajo. Para ello, Barros necesitaría una administración federal que comprenda la importancia de invertir en infraestructura.

En cuanto a las oportunidades de empleo, Barros dice que quiere implementar estrategias que sean más equitativas, para garantizar que los residentes de color y las mujeres tengan acceso a capacitación y credenciales para competir por empleos de calidad a medida que la economía se recupera después de la pandemia y tener más opciones educativas que conduzcan a trayectorias profesionales pagando salarios que sustenten la familia de los bostonianos. Así mismo, dice que continuará invirtiendo particularmente en el sector tecnológico, apoyará la industria de la construcción y los trabajos de verano para jóvenes al igual que la capacitación de los mismos desde temprana edad.

Barros dice que dar prioridad a la educación pública es una de las formas más poderosas de abordar la desigualdad y convertir a Boston en una ciudad equitativa. Para ello, Barros propone expandir el exitoso programa de colegios comunitarios gratuitos de la ciudad e incrementar drásticamente la cantidad de créditos postsecundarios obtenidos por los estudiantes antes de graduarse de la escuela. Así mismo, planea aumentar el apoyo dentro y fuera de las escuelas y crear más comunidades escolares que afirmen la identidad de los estudiantes que se identifican como LGBTQIA + o estudiantes de color.

En cuanto a la problemática de vivienda, Barros dice que tomará medidas inmediatas para ayudar a los bostonianos en riesgo de desalojo debido a la crisis económica de COVID-19. Así mismo, expandirá la oficina de estabilidad de la vivienda de la ciudad, para asegurarse de que los inquilinos conozcan sus derechos. Dice además que continuará apoyando todos los métodos innovadores de reurbanización, como viviendas adyacentes a bibliotecas, centros comunitarios y otros bienes públicos y que estará al tanto de los esfuerzos legislativos que garanticen el derecho a un abogado para las personas en riesgo de desalojo, donde se establezca el derecho del inquilino a comprar cualquier propiedad en la que residan y cuyo valor que se ofrezca a la venta sea justo.

Para ver los oficiales y organizaciones que han brindado apoyo a Barros, visita https://es.barrosformayor.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.