Foto LasMayores.com
Foto LasMayores.com

Kevin Costner volvió a caminar entre maizales, en Iowa, y volvió a formular la icónica pregunta delante de las cámaras: ¿Es esto el Cielo?

El actor que en 1989 protagonizó el memorable film Field of dreams estaba ahora rodeado de varios miles de personas, aficionados la mayoría. El diamante en el que se rodó la película todavía está allí, a cierta distancia. Separado por un sector del sembradío, se alza el coqueto estadio que MLB inauguró este jueves.

El nuevo parque se llama Campo de los Sueños, exactamente como el filme. Y tanto Costner como los millares de fanáticos que hicieron la travesía presenciaron allí un emocionante duelo de Grandes Ligas.

Los Medias Blancas de Chicago, dirigidos por el venezolano Miguel Cairo –reemplazante del ausente Tony La Russa– midieron fuerzas con los Yanquis de Nueva York. No hay equipo del Big Show asentado en Iowa, pero en adelante parece que sí habrá acción de la Gran Carpa en este estado.

«Estoy impresionado ”, dijo Manfred en rueda de prensa, citado por MLB.com. «El trabajo que hizo nuestra gente de Mejor League Baseball es absolutamente fenomenal, hasta en el más mínimo detalle de los dugouts, la pizarra, todo».

Y todo tuvo un aura romántica, evocadora de la película y de los tiempos lejanos que esta aborda. Los Medias Blancas vistieron réplicas de su uniforme de hace 100 años. Los Yanquis llevaron su tradicional camiseta de visitante, la misma que alguna vez usaron Lou Gehrig y Babe Ruth.

Fue una verdadera producción, un espectáculo a la altura de lo que buscaba Manfred y lo que querían los seguidores de este deporte. Desde la entrada de Costner a través del maizal, la única «pared» de los jardines, hasta el ingreso y formación de la peloteros en el diamante.

Fue exactamente como ver a Shoeless Joe Jackson y al resto de sus compañeros bigleaguers entrar al Campo de los Sueños cada vez que el personaje de Costner salía a verles jugar.

Esos cuatro minutos, o poco más, quedarán para el recuerdo de quienes, con nostalgia, asistieron emocionados al verdadero revival de esta ocasión.

La afición aplaudió mayormente a los de Chicago. Iowa queda al lado de Michigan, después de todo. El cubano José Abreu mandó el primer jonrón a la plantación. Y ambos elencos se enzarzaron en un toma y dame emocionante y cautivador.

El renovado bullpen patiblanco parecía tener la situación bajo control. Pero el segundo cuadrangular de Aaron Judge puso el marcador por una carrera, y otro bombazo de Giancarlo Stanton al campo de maíz le dio la delantera a Nueva York.

Pero no. Hollywood estila que sus libretos repitan constantemente la fórmula del «plot twist». Y lo que parecía decidido a favor del «Imperio del Mal», como apodan sus rivales a los del Bronx, terminó con la súbita victoria de sus rivales.

El jonrón de dos carreras, conectado por Tim Anderson, volteó definitivamente el juego y dejó en el terreno a los Yanquis. Es la décimo quinta vez que eso ocurre entre ambas escuadras. ¿Y cuándo sucedió por primera ocasión? Pues en 1919. Y lo hizo el Descalzo Jackson, precisamente aquel grandeliga a quien reivindica el filme, la gran estrella de antaño, caída en desgracia a raíz del escándalo de la Serie Mundial de ese año 19.

Sí, el Cielo existe y queda en Iowa. Y allí, anunció este jueves el Comisionado, volverán a jugar las Ligas Mayores en 2022.

Visto el espectáculo, es de esperar que este sea apenas el comienzo de un conmovedor rito anual para quienes amamos el beisbol.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.