COVID-19
SALUD. El brote, que se originó en la ciudad china de Wuhan, ha causado la muerte de miles de personas en todo el mundo. | Foto archivo

Un destacado científico se sumó el domingo al creciente número de expertos que piden una investigación completa sobre los orígenes del nuevo coronavirus. Argumentó que el futuro de la salud pública está en juego.

“Habrá covid-26 y covid-32 a menos que comprendamos completamente los orígenes del COVID-19”, advirtió Peter Hotez, profesor de pediatría y virología molecular y microbiología en el Baylor College of Medicine y un destacado experto en el virus.

Hotez declaró en el programa “Meet The Press” de NBC News. Sostuvo que llegar a conclusiones firmes sobre cómo surgió el COVID-19 es “absolutamente esencial” para prevenir futuras pandemias.

Nuevos informes sugieren que el Instituto de Virología de Wuhan de China estuvo en el centro del brote, en vez de la transmisión de animal a humano en otras partes de Wuhan, que fue la opinión predominante durante mucho tiempo.

El presidente Joe Biden ordenó la semana pasada una nueva revisión de inteligencia de 90 días sobre los orígenes del virus, con el objetivo de examinar la posibilidad de que se haya filtrado accidentalmente del laboratorio de Wuhan en lugar de ser pasado por murciélagos u otros animales a los humanos en una transmisión zoonótica.

La Casa Blanca quiere una comprensión más profunda de cómo surgió un virus que ha matado a unos 600 mil estadounidenses y 3,5 millones de personas en todo el mundo. Biden encargó a la CIA y a otras agencias hacer más para averiguarlo.

Hotez, sin embargo, dijo que la recopilación de inteligencia por sí sola no es suficiente.

“Personalmente, soy de la opinión de que hemos llevado la inteligencia lo más lejos posible. Lo que tenemos que hacer es una investigación de brotes”. Señaló que lo ideal sería una operación de 6 a 12 meses en Wuhan, en la provincia de Hubei, con científicos recolectando muestras extensas y otras pruebas forenses.

Inicialmente planteada como una posibilidad por el presidente Donald Trump y algunos republicanos en el Capitolio, pero descartada por los demócratas y muchos expertos, la teoría de la fuga de laboratorio ha ganado popularidad en las últimas semanas. 

The Wall Street Journal informó la semana pasada que un informe de inteligencia estadounidense no revelado anteriormente había encontrado que tres científicos del laboratorio fueron hospitalizados con síntomas consistentes con COVID-19 en noviembre de 2019, antes de que el virus comenzara a propagarse en China.

Tanto los demócratas como los republicanos en Capitol Hill han hecho un llamado a una investigación más profunda.

Fuente: Steven Zeitchik/The Washington Post.

Traducción libre del inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.