Transporte gasolina
TRANSPORTE. Tommy Forrister posa para un retrato con su camión cisterna de combustible, en una estación de servicio en Doraville, Georgia. | Foto: Dustin Chambers para The Washington Post.

Lee Klass es un conductor de camiones de larga distancia que ha pasado la mayor parte de los últimos 50 años trabajando detrás del volante.

El costo de hacer su trabajo se disparó drásticamente esta semana.

Klass, de 73 años, conduce un Freightliner. No está transportando gasolina, pero siente la escasez de combustible y los precios más altos a raíz del ciberataque a Colonial Pipeline. Paga $3,60 por galón, mucho más que los $2,50 a $ 3 por galón que pagó durante gran parte de la pandemia.

“Empiezo a asustarme cuando llega a $4 el galón y estoy pagando casi $1 mil para llenar un tanque de 240 galones”, señaló Klass, quien estuvo en Rhode Island el miércoles y maneja muchas horas todos los días. “Para que yo corra por el país en mi camioneta, se necesitan alrededor de tres repostajes desde la costa oeste hasta la costa este, y eso es mucho dinero”.

La situación de la gasolina añadió una nueva capa de dificultad a lo que ya se consideraba un trabajo difícil. La industria del transporte por carretera, que requiere muchas horas y tiende a agotar a los trabajadores, es un sistema crítico para la economía: pues transporta bienes de consumo hacia y desde los almacenes, donde se dirigen a los hogares de los consumidores.

A medida que la nación se abre camino para salir de la recesión pandémica, los conductores de camiones son clave para garantizar el continuo gasto de los consumidores, que contribuye a casi 70% del crecimiento económico.

Los precios más altos y la escasez de combustible, incluso temporales, hacen que sea mucho más difícil para los camioneros entregar mercancías. Y a medida que aumenta el gasto de los consumidores, la economía necesita más conductores de camiones, no menos, especialmente para ayudar a aliviar la actual escasez de gasolina.

Tommy Forrister ha sido camionero durante 22 años. Transporta gasolina para Morgan and Hunt Oil Company en Rome, Georgia; y regresa con su familia en Cedartown, al sur de Rome, todas las noches. La actual escasez de combustible ha alargado su jornada laboral. Ha estado trabajando 14 horas al día, a menudo enfrentando largas filas solo para repostar.

“Pueden ser 30 minutos”, dijo Forrister. “Pueden ser dos horas. Depende de cuántos camiones estén frente a ti”.

El miércoles por la tarde, Forrister esperaba recoger 8 mil galones en una terminal de TransMontaigne en Doraville, que alberga varias granjas de tanques. Había estado despierto desde las 2:00 am.

Fuente: Mark Shavin/The Washington Post.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.