FINANZAS. Se espera que los aumentos de precios alcancen su punto máximo en el segundo trimestre. | Foto: Pixabay.

La escasez generalizada y los obstáculos en la producción están elevando los precios de los artículos cotidianos, ya que una reapertura económica desigual deja a los estadounidenses ante un riesgo desconocido de inflación.

Los aumentos significativos de precios han afectado a los automóviles usados, la atención médica, los electrodomésticos, la energía, la comida y los cigarrillos en los últimos meses, según datos del gobierno. Los precios de la gasolina subieron el lunes, y pronto podrían alcanzar su nivel minorista más alto desde 2014, después de que un ciberataque obligara al cierre indefinido del gasoducto de combustible más grande del país.

La mayoría de los economistas esperan que los precios de muchos bienes y servicios muestren ganancias continuas el miércoles, cuando el Departamento de Trabajo publique su próximo informe mensual de inflación.

La Reserva Federal insiste en que el aumento de precios actual, un 2,6% en los últimos 12 meses, no se convertirá en nada parecido a la espiral inflacionaria de dos dígitos vista en toda la economía de la década de 1970.

Sin embargo, algunos economistas, incluido Lawrence Summers, un exsecretario del Tesoro, advierten que el gasto libre del presidente Biden podría desencadenar una inflación que superaría los aumentos salariales y dejaría a los consumidores con dificultades para llegar a fin de mes.

La Fed, respaldada por la mayoría de los economistas del sector privado, señaló que un período temporal de precios más altos representa solo el último giro en la caída por la pandemia de coronavirus. Sin embargo, muchas industrias no se han adaptado a la situación con pandemia, lo que significa que algunas fábricas no pueden satisfacer a todos los clientes potenciales.

“Lo que estamos viendo en este momento es una economía que lucha por recalibrarse”, dijo Lindsey Piegza, economista jefe de Stifel Financial en Chicago. “Este no es un proceso perfecto y ciertamente no es algo que suceda de la noche a la mañana”.

Incluso cuando la Fed tranquiliza a los inversores, las expectativas de inflación futura, que con el tiempo pueden contribuir a aumentos sostenidos de precios, alcanzaron su nivel más alto desde 2013. Un indicador de mercado llamado tasa de equilibrio a 10 años del Tesoro de Estados Unidos alcanzó un 2,5% el viernes, marcado al 1,99% a principios de año.

La economía de rápido crecimiento está luchando contra la escasez de mano de obra y materias primas. Los costos de flete se están disparando. Y los ejecutivos se esfuerzan por mantener los márgenes de beneficio transfiriendo los costos más altos a los clientes o desarrollando métodos de producción menos costosos.

Se espera que los aumentos de precios alcancen su punto máximo en el segundo trimestre, antes de disminuir a finales de este año a medida que se eliminen los cuellos de botella en la producción, según economistas encuestados por Bloomberg.

Pero el decepcionante informe de empleo del viernes, y el ataque informático de este fin de semana que detuvo la principal arteria de combustible de la costa este de Colonial Pipeline, subrayó la enorme incertidumbre que rodea la reactivación de la economía.

“Lo que más me preocupa es que no tenemos ningún ejemplo histórico de cuánto tiempo persisten los cuellos de botella o del daño que pueden causar”, dijo Frances Donald, economista en jefe global de Manulife Investment Management. “Este es uno de los períodos más complicados de la economía moderna”.

Hasta la fecha, el aumento de la inflación sigue siendo modesto. La comparación de los precios actuales con los de hace un año también exagera lo que realmente hay en la economía.

Durante los primeros meses de la pandemia, muchos precios, incluidos los de las habitaciones de hotel, los billetes de avión y los trajes para hombres, se derrumbaron. Por tanto, las comparaciones de un año a otro exageran el grado de cambio. Tales distorsiones serán menos significativas durante el resto de este año.

El reciente repunte de los precios se produce después de décadas de inflación generalmente inactiva. Sobre una base anual, el índice de precios al consumidor no ha estado por encima del 6% desde principios de la década de 1990.

Fuente: David J. Lynch/The Washington Post.

Traducción libre del inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.