La ola de infecciones por coronavirus que comenzó en marzo está disminuyendo en la mayor parte del país. 42 estados y Washington DC informaron un menor número de casos durante las últimas dos semanas.

Los hospitales en Michigan y otros estados del medio oeste superior que se vieron inundados de pacientes a mediados de abril están dando de alta a más de los que admiten, reseñó The Washington Post.

El promedio diario de nuevas infecciones en todo el país ha caído al nivel más bajo desde mediados de octubre. Muchas ciudades están reabriendo rápidamente después de 14 meses de restricciones. El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio (D), dijo que planea tener la ciudad completamente abierta para el 1 de julio.

Sin embargo, las tendencias positivas no son uniformes en todo el mapa. El noroeste del Pacífico está experimentando un aumento de casos en medio de la propagación de variantes del coronavirus. Oregon es el punto más caliente en el mapa, y la gobernadora Kate Brown (D) declaró que el estado está retrocediendo.

El progreso contra la pandemia ha recibido un aplauso cauteloso, los funcionarios de salud pública son conscientes de que el virus continúa evolucionando; y las vastas poblaciones de Brasil, India y Filipinas están soportando números altos de infecciones y muertes.

Los expertos en enfermedades infecciosas enfatizan que el público debe permanecer alerta, incluso cuando se levantan gradualmente las restricciones gubernamentales sobre las actividades.

El promedio de nuevos casos reportados en los últimos siete días es de aproximadamente 52 mil: ese es el nivel más bajo desde el 12 de octubre, pero aún es un número alto si se quiere declarar bajo control la pandemia.

Las hospitalizaciones y las muertes también han disminuido a nivel nacional, aunque de manera más modesta, ya que esas cifras tienden a retrasar, en varias semanas, la tasa de infecciones.

El promedio de siete días de muertes diarias se situó el jueves en 686, un número alarmantemente alto, pero apenas más de una quinta parte del promedio diario de 3.347 registrado el 17 de enero durante el pico de la ola invernal.

Fuente: Joel Achenbach, Dan Keating y Jacqueline Dupree/The Washington Post.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *