APROBACIÓN. El gobernador Ron DeSantis aseguró que firmará el proyecto de ley. | Foto: Efe.

La legislatura de Florida se convirtió la noche del jueves en la última en aprobar una ley de gran alcance que impone nuevas reglas sobre la votación y sanciones adicionales para aquellos que no las siguen, aprobando una medida que, según los críticos, haría más difícil para millones de electores votar en el estado.

El gobernador Ron DeSantis, republicano, quien nombró la seguridad del voto como una de sus principales prioridades legislativas este año, dijo el jueves en Fox News que firmará el proyecto de ley.

Al igual que proyectos de ley similares, que los republicanos están impulsando en docenas de legislaturas estatales en todo el país, la medida de Florida agrega obstáculos a la votación por correo, restringe el uso de buzones y prohíbe cualquier acción que pueda influir en quienes hacen fila para votar, según dijeron los defensores del derecho al voto.

Es probable que disuada a los grupos no partidistas de ofrecer comida o agua a los votantes mientras esperan bajo el ardiente sol de Florida.

La aprobación del proyecto de ley fue precedida por una hora de debate, cuando los legisladores afroamericanos se levantaron para condenar una medida que, según dijeron, tenía como objetivo frenar la influencia de los votantes de color.

“Están haciendo políticas que son perjudiciales para nuestras comunidades”, dijo la representante estatal Angela Nixon, demócrata, que se describió a sí misma como “angustiada y desanimada”.

Tanto demócratas como republicanos, incluido DeSantis, elogiaron la administración de Florida de las elecciones de noviembre de 2020 como un modelo para la nación. El expresidente Donald Trump ganó el estado por más de tres puntos.

Sin embargo, DeSantis ha dicho que se necesitan nuevas restricciones para reforzar la seguridad electoral. “Así que creemos que lideramos la nación, pero estamos tratando de mantenernos a la vanguardia para asegurarnos de que estas elecciones se desarrollen bien”, dijo DeSantis en un segmento de Fox News con otros gobernadores republicanos.

Los demócratas y los defensores del derecho al voto replican que, en cambio, la nueva medida tiene como objetivo dificultar la votación de algunos floridanos y apaciguar a los electores que creen en las falsas afirmaciones de Trump de que la elección fue robada.

“El gobernador elogió el desempeño electoral de Florida como el estándar de oro, luego rápidamente giró hacia la narrativa nacional, alegando sin evidencia que había fraude e irregularidades en la votación que afectarían al estado sin estos cambios”, dijo la senadora estatal Janet Cruz, demócrata de Tampa, en una entrevista de esta semana. 

“Si no puedes ganar promocionando al mejor candidato, ganas haciendo que sea más difícil para la otra parte votar”, agregó.

Cruz y otros críticos denunciaron que el proyecto de ley restringe el acceso a las urnas en una variedad de formas que intimidarán, confundirán y harán más difícil que la gente vote por correo, lo cual es popular en Florida. En noviembre, más de 4,8 millones de residentes, más de 40% del electorado de otoño, emitieron sus votos por correo.

Por Amy Gardner/The Washington Post.

Traducción libre del inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.