Virginia

El fiscal general Merrick Garland anunció el lunes que el Departamento de Justicia abrirá una investigación civil en el Departamento de Policía de Louisville, 13 meses después de la muerte a tiros de Breonna Taylor, una mujer afroamericana cuyo asesinato fue uno de los puntos de inflamación que provocaron protestas masivas por la justicia social en todo el territorio el verano pasado.

Garland dijo que la investigación federal sobre «patrones o prácticas» buscará determinar si la policía de Louisville se ha involucrado en un historial de tácticas abusivas e ilegales con poca responsabilidad, lo que marca la segunda vez en cinco días que ha tratado de usar el poder federal para examinar un caso local. La semana pasada, dijo que la agencia federal investigará al Departamento de Policía de Minneapolis, cuyo exoficial, Derek Chauvin, fue declarado culpable del asesinato de George Floyd.

Los funcionarios del Departamento de Justicia dijeron que la investigación de Louisville se llevará a cabo por separado de una investigación de derechos civiles criminales en curso sobre la muerte de Taylor. La investigación civil más amplia, dijo Garland, buscará determinar si el departamento aplica fuerza irrazonable, registros e incautaciones inconstitucionales y ejecuciones ilegales de órdenes de registro en casas privadas. También examinará cómo las tácticas de la policía de Louisville impactan a los grupos raciales.

El objetivo, dijo Garland, es «garantizar que las políticas y prácticas policiales sean constitucionales y legales».

Suceso en Louisville

Taylor, de 26 años, fue asesinada a tiros en Louisville en marzo de 2020 después de que tres oficiales blancos vestidos de civil forzaran la entrada a su apartamento durante una aparente investigación sobre el tráfico de drogas. El novio de Taylor hizo un disparo de advertencia, lo que provocó que los agentes respondieran con 32 disparos, incluidos seis que alcanzaron a Taylor.

El Departamento de Policía de Louisville despidió a un oficial, que enfrenta tres cargos de peligro injustificado en primer grado por disparar balas que penetraron en un apartamento adyacente, y la ciudad acordó pagarle a la familia de Taylor $12 millones. Ninguno de los agentes ha sido acusado de la muerte de Taylor.

Un alto funcionario del Departamento de Justicia, que habló bajo condición de anonimato para discutir un asunto delicado, dijo que la investigación no fue motivada únicamente por el asesinato de Taylor, sino por otra información que ha surgido públicamente sobre cómo opera el Departamento de Policía de Louisville.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.