policía
VIOLENCIA. El asalto al Congreso dejó cinco muertos. | Foto: Efe.

El Departamento de Justicia informó este miércoles que el oficial de la policía del Capitolio que disparó fatalmente a Ashli Babbitt, manifestante de 35 años de edad que participó en el asalto al edificio gubernamental, no enfrentará cargos.

En el comunicado se informó que «la Oficina del Fiscal de EEUU para la Sección de Derechos Civiles y Corrupción Pública del Distrito de Columbia y la División de Derechos Civiles, junto con la División de Asuntos Internos del Departamento de Policía Metropolitana, llevaron a cabo una investigación exhaustiva del tiroteo».

Según la pesquisa «los funcionarios examinaron imágenes de video publicadas en las redes sociales, declaraciones del oficial involucrado y otros oficiales y testigos de los hechos, evidencia física del lugar del tiroteo y los resultados de una autopsia. Con base en esa investigación, los funcionarios determinaron que no hay pruebas suficientes para respaldar un proceso penal».

La familia de Babbitt fue informada sobre el hecho.

Reclamo

Previo al asalto del Capitolio el 6 de enero, funcionarios de la policía del Capitolio no actuaron sobre las recomendaciones de inteligencia que sugería que los manifestantes que se debían concentrar en Washington DC en apoyo de Donald Trump podrían estar armados y con el plan de atacar la sede del Congreso, de acuerdo con un informe del inspector general del departamento al que tuvo acceso la cadena de noticias CBS News.

El documento con fecha del 1 de marzo menciona una serie de deficiencias que marcaron la labor del departamento de policía para distribuir la información de inteligencia, un reporte que llegó el 30 de diciembre de 2020 y en el cual se advertía que los protestantes convocados por el republicano podría «estar inclinados a volverse violentos».

Michael Bolton, inspector general del grupo, señaló que la «UCSP no preparó un plan integral para todo el departamento para las manifestaciones previstas para el 6 de enero de 2021».

Dicho informe documentó que la policía no transmitió «información relevante obtenida de fuentes externas», entre el cual destacaba un memorando de la división de Norfolk del FBI un día antes del ataque.

El funcionario agregó que el departamento de policía difundió internamente «información de inteligencia contradictoria» en las jornadas previas al asalto al Capitolio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.