Derek

El adolescente que filmó el video viral de Derek Chauvin arrodillado sobre el cuello de George Floyd recordó entre lágrimas el martes cómo el afroamericano rogaba por su vida y la «mirada fría» en el rostro del policía blanco acusado de matarlo.

En un testimonio profundamente emotivo, Darnella Frazier, que solo tenía 17 años cuando se encontró con que Floyd estaba siendo retenido por la policía, testificó sobre la ansiedad y la culpa persistentes que siente por la muerte de Floyd y por no hacer más para intervenir.

Frazier le dijo al jurado que miró a su padre, su hermano, sus primos y amigos y la angustia que sintió al saber que «podría haber sido uno de ellos» en el suelo y cómo se había sumado a su culpa. «Han sido noches en las que me quedé despierto disculpándome y disculpándome con George por no hacer más y no interactuar físicamente y no salvarle la vida», dijo Frazier entre lágrimas.

Pero, agregó Frazier, refiriéndose a Chauvin, quien se sentó a unos metros de distancia en la sala del tribunal, “no es lo que debería haber hecho».

Te puede interesar: CLAVES EXPLICATIVAS | ¿Que hay detrás del proyecto de reforma policial George Floyd?

Palabras de los testigos

Frazier fue uno de varios testigos presenciales llamados al estrado el martes, incluidas cuatro niñas menores de 18 años cuando vieron a Floyd ser retenido en el suelo por Chauvin y otros dos oficiales durante una investigación policial el 25 de mayo sobre un presunto billete de $20 falsificado. El jurado también escuchó a la bombero Genevieve Hansen, quien estaba fuera de servicio y se encontró con la escena mientras caminaba. Hansen rompió a llorar mientras relataba que le rogaba a los oficiales que revisaran el pulso de Floyd, pero que la rechazaron.

En horas de testimonio, durante las cuales algunos miembros del jurado parecían incómodos y conmocionados, los adolescentes testificaron sobre sus sentimientos de impotencia y, en algunos casos, miedo mientras se enfrentaban a los oficiales de Minneapolis que detenían a Floyd mientras él gemía y rogaba por su vida y finalmente dejaba de responder.

«No estuvo bien», le dijo Frazier al fiscal Jerry Blackwell. «Todos sabíamos que no estaba bien».

Los adolescentes testificaron en audiencia pública, pero sus imágenes no se mostraron en la transmisión en vivo de la sala del tribunal porque son menores de edad. Los fiscales habían expresado su preocupación por traumatizar aún más a las niñas, todas las cuales testificaron con voces nerviosas e infantiles sobre ver morir al hombre ante sus ojos, un horror que se produjo cuando estaban comprando bocadillos o haciendo recados en una noche de fines de primavera.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.