a Trump

El expresidente Donald Trump emitió una declaración este lunes por la noche en respuesta a las críticas recientes de sus principales asesores de salud pública sobre su manejo de la pandemia de coronavirus.

Trump destacó a Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, y a Deborah Birx, la excoordinadora de coronavirus de la Casa Blanca, quienes aparecieron junto a otros ex funcionarios de la administración en un especial de CNN muy publicitado el domingo por la noche.

Acusó a Fauci de tratar de «atribuirse el mérito» por el ritmo récord de desarrollo de vacunas en Estados Unidos, a Birx de ser «una voz muy negativa» y a ambos de «intentar reinventar la historia para encubrir sus malos instintos y recomendaciones erróneas».

Durante el mandato de Trump, Fauci fue el consejero en contradecir públicamente al entonces presidente. Continuó hablando y recientemente lamentó la “oportunidad perdida” cuando Trump eligió vacunarse en privado en lugar de en público. En el especial de CNN, Fauci dijo que la decisión de «hacer todo lo posible y desarrollar una vacuna» fue la mejor que ha tomado como jefe del NIAID. También dijo que ver los tuits de Trump pidiendo la «liberación» de los estados bajo órdenes de cierre fue «como un puñetazo en el pecho» porque socavó la respuesta del gobierno.

En su declaración, Trump dijo que Fauci y Birx «se movieron lentamente» y que sus ideas políticas habrían llevado a mayores dificultades económicas. El expresidente también incluyó insultos familiares e inusualmente personales, burlándose del primer lanzamiento ceremonial de Fauci en un juego de béisbol el año pasado e insultando a la audiencia de Birx.

Acusaciones

Varios médicos de alto nivel de la administración Trump ofrecieron su crítica más directa a la respuesta del gobierno al coronavirus el año pasado, y uno de ellos argumentó que se podrían haber evitado cientos de miles de muertes por COVID-19.

También admitieron sus propios errores como parte de un especial de CNN que se emitió el domingo por la noche, diciendo que algunas declaraciones de la administración Trump que la Casa Blanca defendió ferozmente el año pasado eran engañosas o totalmente falsas.

«Cuando dijimos que había millones de pruebas disponibles, no las había, ¿verdad?», dijo Brett Giroir, quien se desempeñó como el zar de pruebas de coronavirus de la nación, haciendo referencia a las repetidas afirmaciones de la administración en marzo de 2020 de que cualquiera que buscara una prueba de coronavirus podría obtenerla. «Había componentes de la prueba disponibles, pero no la oferta completa».

«La gente realmente creía en la Casa Blanca que las pruebas eran una manera de detener los casos», dijo Deborah Birx, quien se desempeñó como coordinadora de coronavirus en la Casa Blanca. Birx también dijo que la mayoría de las muertes relacionadas con el virus en los Estados Unidos después de las primeras 100 mil en el aumento de primavera podrían haberse evitado con una respuesta más sólida. «Eso es lo que me molesta todos los días», dijo.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.