La alcaldesa de Boston, Kim Janey, anunció que la ciudad ofrecerá pases del T precargados con $60 y Bluebikes gratis durante dos meses para los primeros 1,000 empleados que se inscriban en el programa piloto que tiene como objetivo ayudar a los más afectados tras la pandemia del COVID-19.

Los residentes tienen hasta el 19 de abril para solicitar a través de la web de la alcaldía. El plan incluirá los distritos de Nubian Square, Jackson Square, Hyde Square, Canary Square, Mission Hill, East Boston y Fields Corner.

«Tenemos que apoyar a los trabajadores y asegurarnos de que tengan acceso a un transporte seguro y confiable. Eso es esencial para una recuperación económica que sea equitativa»

Alcaldesa Kim Janey

En rueda de prensa junto a defensores del transporte y propietarios de negocios como parte de la coalición Transit is Essential, Janey instó a la MBTA a revertir los recortes y restaurar el servicio completo lo antes posible.

«El servicio de MBTA reduce las servicios necesarios de los trabajadores de Boston e ignora los sacrificios que (estos) deben hacer cada día para mantener a nuestra ciudad en funcionamiento. Los recortes hacen que los autobuses y trenes estén más abarrotados y socavan nuestros esfuerzos para detener la propagación del COVID-19».

El T se ha visto afectado por un déficit presupuestario causado por la disminución en el número de pasajeros durante la pandemia. Tras más de un año desde que inició la crisis, el promedio de personas que utiliza el servicio todavía ronda el 30% de los niveles anteriores al COVID.

Te puede interesar: MBTA reducirá sus servicios a partir del 14 de marzo

La semana pasada, el T acordó trabajar en un presupuesto fiscal para 2022 que financiaría el 100 por ciento de las horas de servicio con las que se contaban antes de la pandemia. También descartaron planes para despedir a decenas de trabajadores tras las críticas de los legisladores.

Janey pidió a MBTA que establezca un cronograma «transparente» y que dé prioridad a las comunidades más afectadas por el COVID-19, donde los servicios fueron recortados «más severamente». 

«Ahora más que nunca, Boston necesita un sistema de transporte que funcione para todos. Las personas que abastecen los supermercados, limpian nuestras escuelas y el personal de nuestros hospitales dependen de los autobuses y trenes para llegar al trabajo», señaló Janey. «Hemos contado con trabajadores esenciales para superar esta pandemia y ellos deben contar con el transporte público para poder realizar sus trabajos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.