La Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitó este viernes a los países ricos la donación de 10 millones de dosis de la vacuna contra la pandemia del COVID-19 a naciones más pobres.

En una conferencia de prensa celebrada este 26 de marzo, el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, indicó que “COVAX está listo para entregar, pero no podemos entregar vacunas que no tenemos. Los acuerdos bilaterales, las prohibiciones de exportación y el nacionalismo de las vacunas han causado distorsiones en el mercado con grandes desigualdades en la oferta y la demanda”.

«Diez millones de dosis no es mucho y no es suficiente», añadió el director de la OMS.

Países poderosos ya iniciaron sus vacunaciones masivas para intentar poner freno a la propagación del brote. Estados Unidos es uno de ellos y recientemente señaló que donará un lote de vacuas a México y Canadá.

Este mes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que «el presidente (Joe Biden) ha dejado en claro que está enfocado en asegurar que las vacunas sean accesibles para todos los estadounidenses. Ese es nuestro enfoque. El siguiente paso es la recuperación económica y garantizar que nuestros vecinos, México y Canadá, hayan manejado la pandemia de manera similar para que podamos abrir nuestras fronteras y reconstruir mejor».

COVAX

Covax, el esfuerzo respaldado por las Naciones Unidas para desarrollar y distribuir dosis de vacunas contra el coronavirus, reservará el 5% de su suministro para «poblaciones de alto riesgo en entornos humanitarios», dijo el martes la alianza de vacunas Gavi.

Este «amortiguador», que asciende a 100 millones de dosis para fines de 2021, se utilizará en lugares donde el conflicto y los estados fallidos han provocado «brechas inevitables en la cobertura», según el comunicado de Gavi.

Los refugiados y solicitantes de asilo han sido excluidos de muchos lanzamientos nacionales de vacunas. Las dosis reguladoras de Covax se reservarían para «los millones de personas en entornos afectados por conflictos o en entornos que no están bajo el control de los gobiernos nacionales, ya que es en estas comunidades de última milla donde la necesidad de equidad es más pronunciada», dijo Seth Berkley, director ejecutivo de Gavi.

Si bien muchos países ricos han adquirido dosis de vacunas a través de acuerdos privados con compañías farmacéuticas, gran parte de la población mundial podría esperar años para recibir una inyección, lo que la Organización Mundial de la Salud ha calificado de «falla moral catastrófica».

Covax ha tratado de abordar esta brecha, entregando 31 millones de dosis a 57 economías. La iniciativa ha dicho que apunta a asegurar el acceso a 2 mil millones de dosis para fines de 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.