Michael Sherwin, fiscal general que dirigió la investigación del asalto al Capitolio, aseguró que el expresidente Donald Trumpo podría ser culpable por su papel previo a la irrupción del edificio gubernamental por parte de sus seguidores.

En una entrevista en CBS News, el funcionario calificó a Trump como «el imán que llevó a la gente a DC el día 6 de enero» antes de que la turba entrara a la fuerza en la sede del Congreso, donde se celebrara la certificación del triunfo de Joe Biden en las elecciones de noviembre de 2020.

«Ahora la pregunta, ¿es él criminalmente culpable de todo lo que sucedió durante el asedio, durante la violación?», se preguntó Sherwin en el programa 60 Minutes. “Tenemos mucha gente que fue arrestada diciendo: ‘Bueno, hice esto porque mi presidente dijo que tenía que recuperar nuestro sitio’”.

“Eso mueve la aguja en esa dirección. Quizás el presidente sea culpable de estas acciones”, agregó el fiscal federal.

Sin embargo, el fiscal mencionó a dos detenidos el 6 de enero, quienes respondieron a los motivos por los que protestaron de manera violenta: “¿Sabes qué? Hicimos esto porque Trump solo habla de un gran juego. Solo habla. Hicimos lo que él no haría».

Buscan a más atacantes

El FBI reveló el pasado jueves un nuevo video del asalto al Capitolio con la misión de identificar a personas que atacaron a un oficial de policía del edificio gubernamental que murió en la insurrección.

De acuerdo con The Hill, el material audiovisual muestra a un grupo de personas que golpearon con puños y garrotes a los uniformados el día de la certificación del triunfo de Joe Biden en las elecciones presidenciales de noviembre del 2020.

En el video incluso se ve como alguien usa lo que parece ser una pistola paralizante.

Steven D’Antuono, jefe de la oficina de campo del FBI en Washington, indicó que “se ve en video a estas personas cometiendo crímenes atroces contra quienes han dedicado sus vidas a proteger al pueblo estadounidense”.

En la actualización de los arrestos que dejó el asalto al Capitolio, el funcionario comentó que hasta la fecha se han hecho más de 300 detenciones. Del total, más de 65 personas han sido acusadas de agredir a agentes de la policía durante el motín.

“Agradecemos a los miembros del público que ya han sido de gran ayuda en estas investigaciones”, añadió. “Sabemos que puede ser una decisión difícil reportar información sobre familiares, amigos o compañeros de trabajo, pero es lo correcto y el FBI sigue necesitando su ayuda para identificar a estos sospechosos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.