LEGISLATIVO. Los demócratas en el Congreso buscan avanzar rápidamente con el paquete de ayuda económica. | Foto: Efe.

Este miércoles, la Cámara de Representantes aprobó una legislación para reautorizar la Ley de Violencia contra las Mujeres (VAWA), legislación que originalmente fue escrita por el presidente Biden y que caducó en 2019.

Los representantes votaron 244-172 para aprobar la medida. Tan solo 29 republicanos se unieron para dar apoyo a los demócratas, reportó The Hill.

El proyecto de ley fue nuevamente introducido por la demócrata Sheila Jackson Lee, el presidente del Comité Judicial de la Cámara Jerry Nadler y el representante Brian Fitzpatrick. El mismo podría otorgar subvenciones a los gobiernos estatales y locales para la realización de programas que abordan “el abuso doméstico, la agresión sexual, la violencia en el noviazgo y el acoso”.

Además, la legislación también pondría fin al llamado «vacío legal del novio», lo que evitaría que las personas condenadas por violencia doméstica o abuso posean armas, pues en la actual ley solo aplica una restricción de compra de armas a cónyuges o exparejas que estuvieron casadas y son condenados por abuso o mantienen una orden de restricción.

“Las mujeres no pueden continuar de manera intimidada siendo trágicamente sujetas a hombres que las atacan violentamente. De eso se trata esta legislación», dijo Jackson Lee durante el debate en la Cámara.

Aunque en 2019 la Cámara aprobó una legislación de reautorización con el apoyo de un puñado de legisladores republicanos, no tuvo apoyo en el Senado ya que estaba controlada por más republicanos que se opusieron a la disposición de control de armas.

Originalmente, la ley fue promulgada en 1994 y ha sido reautorizada repetidamente en las siguientes décadas. Sin embargo, no se ha renovado desde febrero de 2019.

El presidente Joe Biden instó al Congreso a «unirse de manera bipartidista» para que la legislación avance con mayor rapidez, haciendo referencia a lo que ha denominado «una pandemia dentro de la pandemia COVID-19», pues las cifras de abuso doméstico aumentaron con el confinamiento.

«La demora no es una opción, especialmente cuando la pandemia y la crisis económica solo han aumentado aún más los riesgos de abuso y las barreras a la seguridad de las mujeres en los Estados Unidos», manifestó el presidente en un comunicado.

Los CDC estiman que al menos 44% de las mujeres en el país han sido víctimas de violencia sexual, junto con aproximadamente el 25% de los hombres.

Los departamentos de policía locales han informado que durante la pandemia los aumentos de arrestos están relacionados con la violencia doméstica, según el American Journal of Emergency Medicine.

“Los críticos republicanos de la medida argumentan que el proyecto de ley restringe los derechos de armas al evitar que las personas condenadas por acechar o abusar de parejas de novios compren un arma. También se opusieron al lenguaje que proporciona protecciones adicionales para las personas que se identifican como transgénero”, reseña The Hill.

La representante republicana Debbie Lesko, miembro del Comité de Libertad de la Cámara de Representantes, dijo que conoce “íntimamente las situaciones desesperadas que enfrentan muchas mujeres que son víctimas de abuso doméstico. Como sobreviviente de violencia doméstica, sé cuán importantes son los servicios y las protecciones para las mujeres en toda nuestra nación. Las reautorizaciones anteriores de la Ley de Violencia contra la Mujer han sido bipartidistas, pero no esta ”.

“Esta versión está llena de prioridades partidistas que obligan a los refugios de violencia doméstica para mujeres a acoger a hombres que se identifican como mujeres, eliminan las protecciones para las organizaciones religiosas y eliminan los derechos de la Segunda Enmienda sin el debido proceso. Las disposiciones más atroces de este proyecto de ley impulsan la ideología de género de izquierda a expensas de importantes protecciones para la privacidad y seguridad de las mujeres», destacó Lesko.

La renovación de VAWA es uno de los varios proyectos de ley que los demócratas de la Cámara de Representantes han enviado nuevamente al Senado ahora que controlan ambas cámaras del Congreso.

La mañana del miércoles, la Cámara también aprobó una resolución para eliminar el plazo para ratificar la Enmienda de Igualdad de Derechos. Tres cuartas partes de los estados votaron a favor de la enmienda constitucional que propone prohibir la discriminación basada en el sexo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.