Como parte de un impulso federal para aumentar las pruebas de coronavirus, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) emitieron recomendaciones adicionales sobre dónde y cómo se pueden usar esas pruebas. Aunque las vacunas han aumentado rápidamente, el número de pruebas ha caído desde un pico en enero. Pero las pruebas «siguen siendo un componente crítico de nuestro enfoque integral para poner fin a esta epidemia», dijo Rochelle Walensky, directora de los CDC, en una sesión informativa en la Casa Blanca el miércoles.

Durante gran parte de la pandemia, los test han funcionado principalmente como herramientas de diagnóstico para determinar si las personas con síntomas o con mayor riesgo de exposición pueden haber sido infectadas. Walensky dijo que se deben usar test más frecuentes para detectar, para ayudar a prevenir grupos y la transmisión asintomática, y para vigilar, observando la carga de la pandemia a escala comunitaria.

Pautas para las pruebas

La nueva guía de los CDC es más completa que las recomendaciones anteriores, dijo Walensky. Las recomendaciones se centraron en cuatro entornos:

  • En lugares de trabajo, fuera de hospitales u otros entornos de atención médica. El CDC recomienda pruebas de detección semanales y «pruebas periódicas de los trabajadores a intervalos regulares». Incluso los trabajadores que están completamente vacunados deben, en general, seguir la guía de pruebas de detección, dijo la agencia.
  • En colegios y universidades, donde los estudiantes y el personal deben ser evaluados antes del inicio de cada período. Debería haber una “estrategia de detección universal” cuando el riesgo de transmisión sea moderado o mayor.
  • En centros penitenciarios y de detención.
  • En refugios y campamentos para personas sin hogar.

También el miércoles, el Departamento de Salud y Servicios Humanos anunció que distribuirá $10 mil millones para financiar los test de coronavirus en las escuelas estadounidenses de todo nuestro país.

“Todos los estados de Estados Unidos tendrán acceso a millones de dólares para establecer programas de pruebas de detección para agregar una capa de protección para las escuelas, los maestros y los estudiantes”, dijo Carole Johnson, coordinadora de pruebas de la Casa Blanca.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.