El 80% de los clientes de CoVerified están centrados en Boston y el noreste de EE. UU. Foto: FreePik.
El 80% de los clientes de CoVerified están centrados en Boston y el noreste de EE. UU. Foto: FreePik.

La Casa Blanca informó este miércoles que destinará $10mil millones para ayudar a las escuelas a acelerar el proceso de regreso a las clases presenciales. El objetivo es que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades administrarán un programa de detección de COVID-19, mediante la aplicación de pruebas. 

Los fondos saldrán del Plan de Rescate Estadounidense y busca que las escuelas puedan reabrir sus puertas sin temor en los últimos meses del año escolar. 

Los CDC, junto con los departamentos de salud estatales y locales, darán asistencia técnica para implementar programas de detección del virus en las escuelas. La logística se basará en la realización constante de pruebas de COVID-19 en alumnos, maestros y personal, para detectar a quienes se encuentren infectados y no presenten síntomas. De esta manera se podría limitar la propagación del virus.

El Departamento de Educación también informó que comenzará a distribuir los casi $122 mil millones en fondos de ayuda de COVID-19, destinados a las escuelas K-12 del país, informó POLITICO.

Miguel Cardona, secretario de Educación, informó que los estados y distritos escolares «deberían planificar gastar estos fondos para reabrir las escuelas de manera segura lo más rápidamente posible esta primavera, mantener sus operaciones saludables y abordar las importantes necesidades académicas, sociales, emocionales y de salud mental de sus estudiantes».

La administración Biden también informó que se han destinado $2.250 millones para “reforzar las pruebas y el rastreo de contactos en comunidades de alto riesgo y desatendidas, como aquellas en áreas rurales o con poblaciones minoritarias significativas que se han visto gravemente afectadas por la pandemia”, indica POLITICO.

Norris Cochran, secretario interino de Salud y Servicios Humanos, aseguró que “las pruebas de COVID-19 son fundamentales para salvar vidas y restaurar la actividad económica. Como parte de la Estrategia Nacional de la Administración de Biden, el HHS continuará expandiendo nuestra capacidad para hacer que las pruebas lleguen a las personas y los lugares que más las necesitan, para que podamos prevenir la transmisión del virus y vencer la pandemia».

Las dudas persisten

Algunos distritos ignoran por completo a los CDC. En Los Ángeles, por ejemplo, el superintendente dice que esperará para reabrir hasta que los maestros estén vacunados, algo que los CDC dicen que no es necesario. En otros, están procediendo con la escuela de tiempo completo sin las precauciones que recomienda la agencia.

Y algunos distritos están retrocediendo planes para reabrir, citando a los CDC.

“Nuestros planes anteriores no reflejaban las nuevas pautas de los CDC”, dijo Ray Weikal, portavoz de las escuelas de Kansas City, Missouri, que habían planeado regresar a clases presenciales de tiempo completo. Luego, aparecieron las pautas de los CDC que recomendaban que las comunidades en áreas con altas tasas de infección mantuvieran una distancia estricta de seis pies entre las personas. Kansas City estaba en la «zona roja», la peor de las cuatro zonas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.