El senador demócrata Robert Menéndez acusó al senador republicano Ron Johnson de racismo e intolerancia por los comentarios que hizo la semana pasada de que habría estado más preocupado por el ataque del 6 de enero al Capitolio si los alborotadores habrían sido manifestantes de Black Lives Matters.

Menéndez reconoció que estaba disipando las sutilezas que normalmente se le daban a un compañero del Senado, incluso cuando estaba en desacuerdo, pero dijo que tenía que criticar los comentarios de Johnson por lo que eran.

“Lo que uno de nuestros colegas dijo la semana pasada sobre los eventos del 6 de enero fue considerado por muchos como racista e hiriente, una mancha en la oficina que es tan afortunado de ocupar”, dijo Menéndez. “Mira, entiendo que a nadie le gusta que lo llamen racista, pero a veces simplemente no hay otra forma de describir el uso de tropos intolerantes que durante generaciones han amenazado las vidas de los negros al avivar el miedo a los hombres negros en particular».

Menéndez parafraseó los comentarios que Johnson había hecho en un programa de radio, en el que dijo que la turba del 6 de enero “eran personas que aman este país, que realmente respetan la aplicación de la ley, que nunca harían nada para violar la ley, por lo que yo no estaba estoy preocupado».

Luego, Johnson, al afirmar que sus comentarios «podrían meterme en problemas», dijo que «si se hubieran cambiado las tornas y el presidente Trump hubiera ganado las elecciones y hubieran sido decenas de miles de manifestantes de Black Lives Matter y Antifa, podría haber sido un poco peor».

Reacciones contra el senador

Menéndez leyó en el expediente un correo electrónico que recibió de un miembro del personal afroamericano, Keith Roachford, quien escribió que las palabras de Johnson fueron «lo más doloroso que he escuchado decir a un senador de los Estados Unidos».

“Estos comentarios son peores que la imagen de los insurrectos caminando por el edificio del Capitolio con una bandera confederada”, escribió Roachford. “Este tipo de discurso de odio no es nuevo. Lo más difícil de lo que dijo es que en 2021 un senador de los Estados Unidos expresaría con tanta libertad este tipo de odio en voz alta”.

Menéndez atacó a Johnson por describir a los manifestantes violentos en el Capitolio como «patriotas inofensivos mientras avivaban el miedo de los afroamericanos».

«Todos en este organismo deben saber que cuando se perpetúan esos tropos racistas, se contribuye a una cultura que permite a las personas tratar a los afroamericanos como sospechosos y sus vidas prescindibles», dijo. «En el Senado de los Estados Unidos se supone que debemos mantenernos a un nivel más alto».

El lunes, Johnson rechazó las acusaciones de racismo.

«No anticipé por completo que alguien pudiera interpretar lo que dije como racista», dijo Johnson. «No es. Se trata de alborotadores». Johnson también se refirió a la «declaración inocua que hice, nunca anticipé que (mis oponentes) la convertiría en lo que siempre convierten el debate: racismo».

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.