Varias organizaciones relacionadas con la salud realizaron una conferencia de prensa el viernes para dar la alarma sobre el efecto significativo que la pandemia de coronavirus está teniendo en los esfuerzos de los estadounidenses para dejar de fumar.

Fumar es una de las afecciones médicas subyacentes que podría aumentar el riesgo de que las personas desarrollen casos graves de COVID-19, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. De hecho, algunos estados como Nueva Jersey están dando prioridad a los fumadores entre los elegibles para recibir vacunas contra el coronavirus.

Sin embargo, en un informe publicado el viernes, la organización sin fines de lucro North American Quitline Consortium (NAQC) encontró una fuerte caída en las llamadas durante 2020 al portal operado por el Instituto Nacional del Cáncer que conecta a las personas que llaman con las líneas locales para dejar de fumar. Al mismo tiempo, señaló la organización sin fines de lucro, las ventas de cigarrillos aumentaron después de años de disminución constante, según datos del Departamento del Tesoro.

«Dejar de fumar es una de las cosas más difíciles que puede hacer una persona, y es difícil dejar de fumar cuando todo va bien en la vida», dijo Linda Bailey, presidenta y directora ejecutiva de NAQC a The Washington Post en una entrevista. “El estrés y la ansiedad creados por la pandemia realmente hicieron que las personas no pudieran pensar en dejar de fumar. Estaban preocupados por la pandemia. Estaban preocupados por otras cosas y simplemente no podían ni estaban motivados para dejar de fumar».

El año pasado, las llamadas al portal nacional que vincula a las personas con líneas telefónicas para dejar de fumar en los 50 estados, DC, Puerto Rico y Guam disminuyeron en un 27% en comparación con 2019, lo que se traduce en una caída de aproximadamente 190.000 llamadas, el volumen de contacto más bajo visto desde 2007, según a los datos recopilados por la NAQC. 

En los últimos años, los números de llamada anuales han oscilado entre 700.000 y 900.000, según el informe. El estudio no incluyó cifras de otras fuentes que ofrecen ayuda, como la Asociación Estadounidense del Pulmón y los proveedores de atención médica individuales.

Mientras tanto, las tasas de consumo de cigarrillos también reflejaron una «tendencia alarmante», indicó el informe, citando datos federales del Departamento del Tesoro. Aunque las ventas de cigarrillos habían disminuido entre un 4% y un 5% anual desde 2015, hubo un ligero aumento del 1% en los primeros 10 meses de 2020 en comparación con el mismo período en 2019.

“La disminución en las llamadas a la línea telefónica para dejar de fumar el año pasado es un acontecimiento inquietante”, dijo Anne DiGiulio, directora nacional de política de salud pulmonar de la Asociación Estadounidense del Pulmón, durante la conferencia de prensa. «Estamos trabajando con nuestros socios para ayudar a comprender y revertir esta tendencia».

También durante la conferencia de prensa, Bailey señaló que el consorcio analiza anualmente datos sobre el uso de líneas telefónicas para dejar de fumar sin emitir informes. Pero los cambios fueron tan «dramáticos» este año que el grupo decidió publicar un informe.

«Realmente nos sorprendió lo dramáticos que fueron los datos», dijo Bailey a The Post. «Demuestra que la pandemia definitivamente tuvo una gran influencia en si las personas pudieron o no dejar de fumar el año pasado».

No solo hubo una disminución general en el volumen de llamadas en 2020, sino que el informe también señaló que la disminución parecía imitar la línea de tiempo de la pandemia. La mayor caída, 39 por ciento, ocurrió en el período de tres meses de abril a junio durante el apogeo de los encierros y cuando las infecciones y las muertes se dispararon. Además, las tasas de ansiedad y depresión también estaban aumentando en ese momento, y un tercio de los estadounidenses mostraba signos del costo psicológico de la pandemia.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.