SESIÓN. El senador Chuck Schumer afirmó que la Cámara Alta estará en sesión hasta terminar de aprobar el proyecto de alivio esta semana. | Foto: Efe.

El Senado votó este jueves 4 de marzo para abrir el debate sobre el proyecto de ley de alivio del coronavirus de $1,9 billones del presidente Joe Biden.

Los demócratas avanzaron sin el apoyo del Partido Republicano, después de no poder ganarse a un solo senador de esa organización en la primera gran iniciativa legislativa de Biden.

La votación fue 51-50. Destacó por primera vez el voto de desempate de la vicepresidente Kamala Harris. La unidad del Partido Republicano en contra de la moción de procedimiento prácticamente garantiza que ningún republicano respaldará la legislación: que se producirá después de horas de debate y una enmienda que probablemente se prolongue durante el fin de semana.

Una vez que sea aprobada por el Senado, la legislación tendrá que volver a la Cámara Baja para su aprobación final antes de ser enviada al escritorio de Biden para su firma.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, Ha garantizado que la Cámara aprobará la versión del proyecto de ley del Senado, a pesar de los cambios que tendrá el paquete, incluyendo la reducción de la elegibilidad de los cheques de ayuda y la exclusión del aumento del salario mínimo.

Los demócratas habían tenido la esperanza de que la senadora Lisa Murkowski (republicana por Alaska) votara con ellos, pero no lo hizo, a pesar de algunos cambios de última hora que podrían beneficiar a su estado. El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, había dejado en claro que quería que los senadores republicanos se mantuvieran unidos contra la legislación, y lo hicieron.

Lee también: Unas 13,5 millones de personas adicionales podrían recibir el cheque de estímulo

La votación del jueves se produjo después de negociaciones de último minuto que parecieron tener éxito en asegurar el apoyo de los demócratas moderados.

Además de limitar los cheques de ayuda, la legislación incluye nuevos límites en un fondo de ayuda estatal y local de $ 350 mil millones, reservando $ 10 mil millones para necesidades de infraestructura que podrían incluir banda ancha y una regla que prohíbe a las ciudades y estados utilizar cualquier dinero para pagar los costos de las pensiones o compensar los nuevos intentos de reducir los impuestos.

Tan pronto como el Senado votó para proceder con el proyecto de ley, el senador Ron Johnson (republicano por Wisconsin) insistió en una lectura completa del proyecto de ley 628, que comenzó de inmediato y podría llevar horas.

Los senadores normalmente desisten de una lectura completa del proyecto de ley, pero Johnson ha descrito esto como parte de su plan para rechazarla. También tiene la intención de intentar forzar la votación de múltiples enmiendas.

Te puede interesar: Demócratas apuntan a multas fiscales tras rechazo al aumento salarial

El líder de la mayoría del Senado, Charles E. Schumer, dijo que acogió con agrado la decisión de Johnson de que el proyecto de ley se leyera en voz alta para que los estadounidenses pudieran escuchar el contenido de una medida, que ha sido bien recibida por el público, y prometió que el Senado se mantendrá activo hasta aprobar la legislación.

“No importa cuánto tiempo tome, el Senado permanecerá en sesión para terminar el proyecto de ley esta semana”, dijo Schumer.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.

Por Erica Werner, Jeff Stein y Tony Romm/The Washington Post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.