El comandante general de la Guardia Nacional de DC dijo a los legisladores el miércoles que las restricciones que el Pentágono le impuso en el período previo a los disturbios en el Capitolio le impidieron enviar fuerzas más rápidamente para ayudar a sofocar la violencia.

El general de división William Walker dijo que no recibió la aprobación para cambiar la misión de la Guardia de DC y enviar sus fuerzas al Capitolio el 6 de enero hasta tres horas y 19 minutos después de recibir por primera vez una llamada del jefe de policía del Capitolio solicitando respaldo urgente.

Walker describió las restricciones del Pentágono como «inusuales», y señaló que no tenía tales limitaciones el verano pasado, cuando la Guardia de DC tuvo la tarea de responder a las protestas locales de justicia racial después del asesinato de George Floyd.

La diferencia

Walker, quien anteriormente detalló las restricciones que se le imponían antes del 6 de enero en una entrevista con The Washington Post, dijo a los legisladores que si no hubiera estado operando bajo esas limitaciones, podría haber enviado a unos 150 soldados al Capitolio horas antes.

«Creo que ese número podría haber marcado la diferencia», dijo Walker durante la audiencia del miércoles ante el Comité de Reglas del Senado y su Comité de Asuntos Gubernamentales y Seguridad Nacional. «Podríamos haber ayudado a extender el perímetro y ayudar a hacer retroceder a la multitud».

Frustración desde el Capitolio

Además de Walker, los funcionarios de la ciudad y los líderes de la policía del Capitolio han afirmado que se sintieron frustrados por la lenta respuesta del Departamento de Defensa cuando se generó el asalto al Capitolio. Los funcionarios de defensa han respondido que la ciudad solicitó solo una asistencia mínima de la Guardia en el período previo al motín del 6 de enero y trató de limitar la presencia militar en la ciudad, mientras que la Policía del Capitolio no solicitó asistencia militar antes del evento aunque el Pentágono preguntó específicamente si era necesario.

Robert Salesses, el secretario adjunto interino del Pentágono para la defensa nacional y la seguridad global, testificó que el estricto control de los funcionarios de defensa sobre la respuesta al Capitolio, y la renuencia a emitir aprobaciones rápidas, se debió a la controversia que enfrentaron al responder a los disturbios civiles que rodeaban protestas de justicia racial el año pasado.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.